Un informe sobre la Kitchen de la Unidad de Asuntos Internos reveló que el espionaje a Luis Bárcenas fue una operación «coordinada» por el secretario de Estado de Seguridad entre, Francisco Martínez, «con conocimiento del Asturiano y del Largo». «El Asturiano» según los investigadores, es Mariano Rajoy Brey, ex presidente del Gobierno, mientras que «El Largo» es el abogado Javier Iglesias, señalado como el nexo con el jefe del Ejecutivo.

Sergio Ríos, el chófer al que los jefes del operativo policial y parapolicialficharon para espiar a Luis Bárcenas y su esposa y arrebatarles documentación que pudiese incriminar a la cúpula del PP, llegó a decir a Villarejo que: «Una de las cosas que me dijo Andy fue oye, pero ¿tú crees que hay algo que puede joder ‘al barbas’? Y yo lo vi».

«Andy», era el policía que le había captado como confidente y lo que Ríos le contó a Villarejo que él mismo había visto era «lo que se le devolvió a la señora que es lo de los viajes de avión, que lo paga el Correa». «Lo pagó Special Events, te lo digo», añadió. Villarejo señaló: «Ya, pero esa es la campaña del 2004 y todavía era Aznar el que mandaba». Pero el chófer señaló:  «No, no, no, no, no, entonces no, no, no, no, era, era para Rajoy».

Este informe estrecha el cerco a Rajoy, ya que los investigadores afirman que el objetivo era localizar documentos «comprometedores» para dirigentes del PP. La operación se habría «coordinado el secretario de Estado de Interior», es decir, Francisco Martínez. Pero «con conocimiento del Asturiano y el Largo». El «Asturiano» era el segundo apodo asignado a Mariano Rajoy. «El Largo» se refiere al abogado Javier Iglesias, el abogado directamente vinculado a los máximos dirigentes del Partido Popular.