Una de las frases que más hemos podido oír durante esta pandemia es que su máximo protagonista, el nuevo coronavirus SARS-CoV-2, no entiende de clases sociales, y puede contagiar a cualquiera. La colaboradora de El Intermedio de La Sexta ha querido preguntar a ciudadanos y a ciudadanas si esto es verdad.

Villas ha visitado un barrio con rentas más altas y un barrio obrero y ha charlado con diferentes vecinos que han contado sus experiencias. En el barrio rico, por ejemplo, tenemos declaraciones como el de una mujer pudiente, con su correspondiente bandera de España en la mascarilla, que señala que «hemos tenido la suerte que mis hijos se han venido todos a vivir a mi casa al campo».

Esto choca frontalmente con los testimonios más duros son los de los vecinos que viven en Puente de Vallecas. «En el tema económico, me quedé sin trabajo», comenta a Villas una mujer de Vallecas, que también añade que «en tema de salud también, por más que mantuve la distancia cogí la COVID». Otros han contado cómo se han quedado sin trabajo a raíz del coronavirus y se han visto obligados a vivir de las ayudas de amigos y familiares o han explicado cómo han pasado la cuarentena varias generaciones de una misma familia en pisos muy pequeños.

En un barrio mejor posicionado económicamente, los vecinos han pasado la cuarentena en casas amplias, con jardín, o incluso en sus segundas residencias en otras provincias. «Me acabo de dar un capricho, me he comprado un reloj: 3500 euros», señala un mujer de mediana edad, ejemplificando las diferencias.