Algunos de los principales líderes autonómicos del PP y distintos dirigentes del partido han cerrado este martes filas con el presidente de los populares, Pablo Casado, pese a la debacle encajada por el Partido Popular el pasado domingo, cuando obtuvo el peor resultado de su historia en las generales. A las puertas de la sede nacional de Génova, todos ellos han apostado por que Casado se mantenga al frente del partido pese a la derrota. 

El expresidente de la Junta de Extremadura y candidato del PP por la comunidad, José Antonio Monago, ha descartado la dimisión de Casado porque «lleva poco tiempo al frente del partido» y la debacle de las generales se ha producido en un «entorno fatal para el centro derecha». Así, aunque ha abogado «hacer mucha autocrítica», Monago ha atribuido la derrota a la «derecha fragmentada». «A lo mejor la gente ha pensado que por dormir con sábanas blancas todos somos del Real Madrid», ha ironizado. 

«No está cuestionado el liderazgo de Casado», ha añadido en la misma línea el candidato de los populares a la Presidencia de Castilla La Mancha, Francisco Núñez,  ha abogado por abrir el partido para poder «unir al centro derecha». «Habrá que trabajar para recuperar la confianza y analizar las cosas en las que nos hemos podido equivocar», ha asegurado a las puertas de Génova.

Un paso más allá en el respaldo a Casado ha ido el cabeza de lista de los populares por Málaga, Pablo Montesinos. A su juicio, el PP debe estar con «Casado al frente todos a una para que todo el centro derecha vuelva al PP. El proyecto de Pablo Casado es el que necesita España», ha zanjado, aunque también ha abogado por hacer «autocrítica» y por «corregir aquellas cosas que no se han hecho bien». 

«Pablo Casado ahora tiene el tiempo que no ha tenido antes para consolidar un proyecto que nos han pedido las bases», ha apuntado, por su parte, la candidata de los populares a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que ha considerado «indudable que el centro derecha se ha fragmentado temporalmente». «Hay que tomar nota de ese error», ha zanjado. 

Uno de los más críticos con la estrategia de la dirección de los populares ha sido el exministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, que ha considerado que el futuro del partido «no pasa con mimetizarse con Vox» con un discurso similar al de la extrema derecha. Pese a ello, él también ha cerrado filas con Casado. «En tiempos de destemplanza es mejor no hacer mudanza», ha ironizado.

Aunque no se ha desplazado hasta Génova por tener que enfrentarse a una sesión de control en el Parlamento gallego, el presidente de Galicia, Alberto Núñez Feijóo,  ha considerado este martes que el actual «es el momento de ensanchar el partido» porque «cuando lo hemos ensanchado hemos ganado y cuando lo hemos limitado pues lamentablemente no hemos ganado». También ha señalado que este lunes habló ya con el presidente del partido, Pablo Casado, al que le dio su «opinión» sobre la situación presente.

Casado tiene previsto comparecer ante la prensa sobre las 13.30 horas de este martes, una vez finalizada la reunión del Comité Ejecutivo Nacional.

Fuente


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario