El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, enviará al Congreso «a mediados de abril» una versión editada del informe del fiscal especial, Robert Mueller, sobre los presuntos lazos entre la campaña del ahora presidente del país, Donald Trump, y Rusia.

«Nuestro progreso es tal que estaremos en posición de hacer público el informe a mediados de abril, si no antes», dijo Barr en una carta dirigida a los presidentes de los comités judiciales del Senado y de la Cámara de Representantes, el republicano Lindsey Graham y el demócrata Jerrold Nadler, respectivamente.

«Todo el mundo podrá leerlo por su cuenta», agregó Barr, que explicó cómo se editará el documento antes de su publicación, y defendió el documento que publicó el pasado domingo con las principales conclusiones del fiscal Mueller.

En ese documento, Barr explicó que las pesquisas de Mueller concluyeron que nadie de la campaña de Trump ni el propio mandatario conspiraron con las autoridades rusas en los comicios presidenciales de 2016 para perjudicar a la candidata demócrata, Hillary Clinton.

En su carta al Congreso, Barr dijo este viernes que se editará la información que crea que «compromete potencialmente a las fuentes y los métodos» de la recopilación de información o lo que «infrinja indebidamente la privacidad personal, los intereses y reputación de terceros».

En las próximas semanas, los legisladores y el público podrán consultar de manera íntegra las 400 páginas de la investigación de Mueller, dice no obstante la misiva.

El anuncio de Barr llega después de que miembros del Senado y la Cámara Baja, mayoritariamente demócratas pero también algunos republicanos, hayan pedido la difusión completa del informe, que ha levantado mucha expectación en Estados Unidos.

Los líderes demócratas en el Congreso, Nancy Pelosi y Chuck Schumer, reclamaron el informe «completo» y los documentos subyacentes para que los comités puedan continuar con su trabajo «independiente», incluyendo la supervisión y la legislación para abordar cualquier problema que pueda plantear la investigación.

Pelosi y Schumer acusaron a Barr de tener un «historial público de sesgo» contra de la investigación de Mueller, por lo que señalaron que «no es un observador neutral y no está en condiciones de hacer determinaciones objetivas sobre el informe».

El propio Trump afirmó que no le «molestaría en absoluto» que se divulgase el informe completo, que le exculpa de conspiración con Rusia en las elecciones de 2016, aunque subrayó que la decisión de publicarlo era de Barr.

No obstante, sobre la cuestión de la obstrucción a la Justicia, el otro posible cargo, el informe del fiscal especial «no concluye que el presidente cometiera un delito, (pero) tampoco lo exonera».

En los últimos dos años, Trump ha insistido en que esta investigación ha constituido una «caza de brujas» activada por la oposición demócrata y ha negado en todo momento que en la campaña de las elecciones de 2016 hubiera habido un complot entre su equipo y el Gobierno ruso para ayudarlo a ganar socavando la candidatura de Hillary Clinton.

DEJA UNA RESPUESTA