La compañía química y farmacéutica Bayer, dueña de Monsanto desde junio de 2018, ha sido condenada a indemnizar con 71 millones de euros en Estados Unidos a Edwin Hardeman, un usuario de California.

Según recoge elsaltodiario.com, un jurado ha dictaminado que el diseño de Roundup era «defectuoso«, que el producto carecía de suficientes advertencias sobre el cáncer y que Monsanto fue negligente al no advertir a Hardeman sobre el riesgo de padecer el linfoma de Hodgkin (HL).

Los miembros del jurado ordenaron a la empresa que pagara a Hardeman66,8 millones de euros por daños punitivos, 178.000 dólares por pérdidas económicas pasadas y 5 millones de dólares por pérdidas no económicas.

El usuario afectado alegaba que su exposición al herbicida glifosato le causó el desarrollo del HL, un cáncer que afecta al sistema inmunológico. Monsanto se enfrenta ahora a más de 9.000 demandas, solo en Estados Unidos, que alegan también que Roundup, y en concreto el glifosato, ha causado cáncer.