Este miércoles Grecia y Bélgica han paralizado debido a los paros convocados por los sindicatos, que exigen subidas salariales en relación con la inflación acuciante.

En el país heleno, en concreto la subida de dicha inflación ha alcanzado hasta el 9’8% este mismo mes de octubre. Por ello reclaman la bajada del IVA, que en el país tiene tipo general de un 24%.

Del mismo modo en Bélgica han secundado la huelga servicios esenciales como el transporte y los hospitales, provocando una paralización del país prácticamente absoluta.

Los sindicatos se han focalizado al bloqueo de grandes centros comerciales y supermercados, así como las zonas industriales, reproduciendo así a todo lo largo y ancho del país una huelga intersindical.

En el país flamenco también se han puesto sobre la mesa los salarios puesto que no se está permitiendo una manioabrilidad en cuanto a las negociaciones del convenio interprofesional.

Así pues, ambos países se han lanzado a las calles para exigir soluciones inmediatas por tal de que se permita a los ciudadanos mantener el poder adquisitivo, que en un general a nivel europeo nunca se ha recuperado después de la crisis de 2008.

DEJA UNA RESPUESTA