Karim Benzema presumía de una de las últimas adquisiciones para su espectacular garaje de superdeportivos: un Bugatti Chiron. Este deportivo se une a otro Bugatti, un Veyron, además de varios Lamborghini (un Urus y un Aventador), un Mercedes SLR McLaren o un Ferrari 488 Spider, además de los Audi que le presta cada año la marca en virtud del acuerdo que tiene de patrocinio con el club blanco.

El atacante del Real Madrid se ha gastado unos 2,5 millones de euros en este coche exclusivo. Para hacerse a una idea de su exclusividad, sólo los cinturones están valorados en 7.000 euros.

Es su dinero y con él puede comprarse lo que quiera. El problema radica en que su club pagador, el Real Madrid, ha pedido junto con el Fútbol Club Barcelona una ayuda de 200 millones de euros al Gobierno para poder pagar las nóminas de sus jugadores para que puedan seguir pagando sus vicios. En este caso, los coches deportivos de precio ofensivo.

Aunque presuman de solvencia, ambos clubes han solicitado use crédito de 200 millones al ICO (Instituto de Crédito Oficial), avalado por el Estado, para poder pagar a sus futbolistas, cuyos salarios ascienden a unos 1.000 millones.

El club presidido por Florentino Pérez destina 550 millones a pagar los sueldos de sus plantillas profesionales y 44 millones para pagar los de su cúpula directiva. Según asegura el club blanco, en el ejercicio anterior tenían un saldo positivo de 156 millones más saldos a cobrar por la venta de jugadores, algo inédito desde hacía 27 años.

En el caso del FC Barcelona, el club destina 671 millones de euros a abonar los salarios de sus secciones profesionales, que, además del fútbol y el baloncesto, como el Real Madrid, incluyen el balonmano, el fútbol sala y el hockey sobre patines y además paga 50 millones de euros en nóminas de personal no deportivo.

La solvencia económica del Real Madrid y del FC Barcelona está fuera de duda gracias a la generación de ingresos recurrentes y de caja, aunque la pandemia por el coronavirus hará que ambos clubes terminen la temporada 2019-20 con pérdidas.