El Gobierno alemán se mostró hoy dispuesto a hacerse cargo de «algunos» de los 64 migrantes rescatados por el barco de la ONG germana Sea Eye, que se encuentra en aguas internacionales entre Malta e Italia a la espera de un puerto donde atracar.

Alemania acogerá a una parte de ese grupo, «siempre que otros países de la Unión Europea (UE) participen en la operación», indicó el ministro del Interior, Horst Seehofer.

«Estamos muy lejos de lograr una solución europea a la acogida de refugiados», añadió el ministro, de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), partido hermanado a la Unión Cristianodemócrata de la canciller Angela Merkel.

Seehofer recordó que los miembros de la UE no han conseguido «en años» consensuar un reparto «equilibrado y justo» de los refugiados que llegan a territorio comunitario.

El barco «Alan Kurdi» rescató a los migrantes ante las costas de Libia a mediados de semana y desde entonces busca un puerto donde poder atracar.

Italia se ha negado a autorizar la llegada del barco y ha argumentado que corresponde a Alemania hacerse cargo del buque, ya que navega bajo bandera alemana.

«Nuestro Gobierno ha escrito al alemán para que se haga cargo del problema y desde el Ministerio del Interior hemos avisado al barco de que no entre en aguas territoriales italianas», aseguró ayer el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, a través de un comunicado.

Según dicha ONG, el «Alan Kurdi» se encuentra cerca de la isla italiana de Lampedusa.