El ex primer ministro italiano y líder del partido conservador Forza Italia, Silvio Berlusconi, afirmó hoy en Roma que el Partido Popular Europeo (PPE) tiene que aliarse con formaciones soberanistas y no con socialistas si quiere cambiar la Unión Europea (UE).

«Para cambiar la UE, el PPE debe abandonar su alianza histórica con los socialistas para abrirse a los partidos conservadores y soberanistas, a los que hay que educar y convencer», dijo Berlusconi, durante su intervención en la Asamblea Nacional de Forza Italia, celebrada en el Palacio de Congresos de la capital italiana.

Pero matizó: «Necesitamos una soberanía que apueste por Europa, no por Estados individuales que terminarían conduciendo al nacionalismo que dominó el siglo veinte y nos trajo dos guerras mundiales mortales».

El que fuera tres veces primer ministro de Italia anunció el pasado enero su candidatura a las elecciones al Parlamento Europeo del próximo 26 de mayo, una vez que la Justicia italiana había levantado en 2018 su inhabilitación para cargo público que le fue impuesta hasta 2019 por su sentencia por fraude fiscal.

A sus 82 años, Berlusconi está tratando de impulsar de nuevo su formación, que está siendo eclipsada por la ultraderechista Liga, del ministro del Interior Matteo Salvini.

En la asamblea de este sábado, que se celebró 25 años después de su primer gobierno en 1994, Berlusconi volvió a reivindicar el espacio de Forza Italia en el panorama nacional actual.

Subrayó que su partido «es y seguirá siendo la columna vertebral del centroderecha en Italia y en Europa» y cargó contra los antisistemas del Movimiento Cinco Estrellas (M5S), que gobiernan el país junto con la Liga, para decir que «son unos incompetentes, unos aficionados y muy peligrosos».

En la asamblea también intervino el presidente del Parlamento Europeo y vicepresidente de Forza Italia, Antonio Tajani, para decir que «Forza Italia está destinada a tener un papel protagonista en Italia y en Europa».

Otro de los grupos políticos que también vive horas bajas e intenta recuperar la confianza de los votantes en Italia es el Partido Demócrata (PD, centroizquierda), que acaba de elegir a Nicola Zingaretti como secretario general, tras la dimisión en 2018 de Matteo Renzi por el fracaso en las generales.