El exvicepresidente de EE.UU. Joe Biden, que suena como candidato demócrata para las elecciones de 2020, afirmó hoy que quiere «escuchar» a Lucy Flores, una activista y exlegisladora estatal de Nevada que asegura que en 2014 él la beso sin consentimiento en la parte de atrás de la cabeza.

«Durante muchos años haciendo campañas políticas y en la vida pública, he dado innumerables apretones de manos, abrazos, expresiones de cariño, apoyo y consuelo. Y ni una sola vez -nunca- creí que actuaba inapropiadamente. Si se surgiere que lo hice, escucharé con respeto. Pero nunca fue mi intención», dijo Biden en un comunicado.

Biden no se disculpó, argumentó que recuerda lo sucedido de otra manera, pero prometió que «prestará atención» a lo Flores tenga que decir sobre lo ocurrido en 2014.

«Puede que yo no recuerde estos momentos de la misma forma y puede que me sorprenda de lo que pueda escuchar. Pero ha llegado un momento importante en el que las mujeres pueden y deben relatar sus experiencias, y los hombres deben prestar atención. Yo lo haré», afirmó Biden, vicepresidente entre 2009 y 2017.

Biden respondió así a la acusación que Flores formuló el viernes en un ensayo publicado en New York Magazine.

En ese artículo, Flores explica que ella tenía 35 años cuando en 2014 conoció a Biden, que entonces era el vicepresidente de EE.UU. y se había ofrecido a ayudar a los candidatos demócratas del estado de Nevada, incluyéndole a ella que se postulaba a un puesto en la Gobernación.

Antes de salir al escenario para hablar a los votantes, Flores asegura que sintió «dos manos» en sus hombros, se sintió congelada y pensó: «¿qué hace el vicepresidente de EE.UU. tocándome?».

Flores afirma que Biden se acercó un poco más desde atrás, olió su cabello y luego la besó en la parte de atrás de la cabeza.

«Procedió a plantar un gran beso lento en la parte posterior de mi cabeza. Mi cerebro no podía procesar lo que estaba sucediendo. Me sentí avergonzada. Me sorprendió. Estaba confundida», asevera Flores, de origen hispano y legisladora estatal de Nevada entre 2011 y 2015.

Desde que la noticia salió a la luz, el equipo de Biden ha asegurado que ni el exvicepresidente ni su equipo recuerdan lo que Flores ha descrito y defienden que, en ningún momento, ella mostró ningún signo de estar incómoda durante el evento de campaña.

Al acto también acudió la actriz latina Eva Longoria, confundadora de Latino Victory Project, organización que ayuda a candidatos hispanos a presentarse a las elecciones.

En un comunicado el sábado por la noche, Henry R. Munoz III, el otro fundador de Latino Victory Proyect, afirmó que Biden y Flores nunca estuvieron a solas durante el evento y defendió que, después de revisar fotografías y entrevistar a los presentes, ha concluido que no existen evidencias para afirmar que el incidente se produjo.

Biden, famoso por su estilo desenfadado y cercano, ha sido criticado en algunas ocasiones por haberse comportado de una forma que podía incomodar a otras personas, por ejemplo acercándose demasiado a algunas mujeres, dándoles besos en la mejilla o hablándoles al oído.

Uno de los incidentes más conocidos se produjo en febrero de 2015, cuando Biden se puso a dar un masaje en los hombros a Stephanie Carter, la esposa del entonces secretario de Defensa, durante un acto en la Casa Blanca.