Los hogares están soportando la subida de bienes imprescindibles, como los alimentos, mientras que el ingreso mínimo vital sigue sin llegar

El IPC del mes de noviembre según los datos publicados por el INE mantuvo su tendencia a la baja – el interanual sigue en el -0,8% -, pero entre marzo y noviembre se observan fuertes aumentos en los precios medios de bienes y servicios imprescindibles.

La bajada del índice general de los precios está encubriendo una subida de precios en lo más básico para los hogares durante la pandemia. Un ejemplo de esto son los alimentos, que impactan más en los hogares pobres por el mayor peso que tienen en su cesta de la compra.

La pandemia sanitaria y la crisis asociada a esta han incrementado las cifras de paro y de hogares sin ingresos de origen laboral (salario, pensión o prestación por desempleo) que es la variable coyuntural que mejor aproxima la pobreza y que proporciona la EPA. En el segundo trimestre de 2020, durante la primera ola, el número de hogares sin ingresos se situó en 671.000 hogares, 104.000 más que antes de la pandemia. En el tercer trimestre, la recuperación de la actividad y el empleo redujeron la cifra a 599.000 hogares.

Bienes imprescindibles - Cesta de la compra

Los bienes imprescindibles 

Aunque la inflación general baja un 0,6% en este período, los alimentos y las bebidas no alcohólicas han subido un 2,6%. La subida se observa en casi todas las rúbricas de alimentos y los incrementos son particularmente notables en las frutas frescas (10,2%), azúcar (7,4%), carne seca, salada o ahumada (5%), carne de ovino (4,7%), carne de porcino (4,2%), legumbres y hortalizas frescas (3,5%), cereales de desayuno (3,2%), pescado fresco (2,9%), pescado congelado (2,8%), otros preparados de carnes (2,7%), agua mineral (2,7%), fruta en conserva (2,6%), carne de ave (2,6%), preparados de pescado en conserva (2,5%), pizza (2,5%), otros productos lácteos (2,5%), té (2,4%), refrescos (2,3%), pasta alimenticia y cucús (2,3%), legumbres y hortalizas congeladas (2,3%).

Asimismo, se observan aumentos medios de precios entre marzo y noviembre en servicios básicos como el transporte de pasajeros en metro/tranvía (2,4%), transporte de pasajeros por mar (5,8%), seguro de vivienda (3%), servicios médicos (1,1%), servicios dentales (1,4%), servicios hospitalarios (2%), alquiler de vivienda principal (1,1%), seguros de salud (4,8%) y enseñanza secundaria (2,1%).

Las ayudas del Gobierno no llegan

Las medidas de protección social extraordinarias adoptadas por el gobierno no solo no han conseguido rebajar el alto volumen de hogares pobres del que se partía antes de la pandemia, sino que tampoco han conseguido que no crezca de manera importante.

La secretaria de Empleo de CCOO, Lola Santillana, ha denuncia a este respecto que «estos hogares están soportando la subida de bienes imprescindibles, como los alimentos, mientras que el ingreso mínimo vital sigue sin llegar a la mayoría y el subsidio extraordinario de desempleo es insuficiente».

“El ingreso mínimo vital que inicialmente estaba programado que llegue a 850.000 hogares solo beneficia a 136.000”, denuncia la secretaria de Empleo de CCOO, que reclama “una revisión de los requisitos para que puedan acceder muchas más personas”.