El partido independentista vasco EH-Bildu ha solicitado a la Mesa de la Comisión de Reconstrucción Social y Económica la anulación de la segunda votación de su enmienda para la derogación de la reforma laboral de 2012 y en la que el PSOE rectificó su voto favorable de la primera votación y votó en contra.

Según el escrito presentado, Bildu considera que la segunda votación solicitada por el grupo socialista aludiendo a un «error» no es válida «de acuerdo al Reglamento del Congreso ni al Plan de Trabajo» del que se ha dotado la Comisión no permanente para la reconstrucción social y económica y sostiene que la única votación válida es la primera que con 177 votos a favor, 107 en contra y 8 abstenciones tuvo como resultado la aprobación de derogación íntegra de la reforma laboral.

Tras haber apoyado la propuesta de Bildu, Rafael Simancas horas más tarde exigió repetir la votación, algo para lo que contó con el apoyo del PP. Por su parte Bildu insiste en que «el Reglamento permite la revisión de un tema, pero en lo que respecta a las votaciones no contempla la repetición de una votación».

La portavoz de EH Bildu en el Congreso, Mertxe Aizpurua, ha avanzado que su formación estaba analizando jurídicamente la legalidad de lo que ocurrió al tener «serias dudas» sobre su validez e insta al PSOE a rectificar y a ser fiel a lo que dijo que iba a hacer para poder “ganar un ápice de la credibilidad que se está dejando por el camino”.

Además, ha lamentado que el PSOE haya decidido «alinearse con la derecha, con PP y Cs», lo que «complica mucho cualquier posible futuro en términos de izquierda y progresista».

“Lo que estamos viendo en estas últimas semanas hace muy difícil seguir en este camino”, ha dicho y ha asegurado que su formación “no es compatible con la derecha y sus políticas”. “No podemos estar nunca en la misma ecuación”, ha recalcado.

La Mesa de la Comisión de Reconstrucción ha desestimado la reclamación de EH Bildu y según ha explicado el presidente de este órgano, Patxi López, el informe de los letrados de la Cámara sobre esta cuestión ha determinado que al tratarse de un acuerdo adoptado en uno de los cuatro grupos de trabajo «solo podría revertirlo este grupo», pero que no puede hacerlo ya por estar disuelto.

En todo caso, ha argumentado que al ser una enmienda que sigue viva, se volverá a votar este viernes.