El hastío de los brasileños con el mandato del ultraderechista Jair Bolsonaro es cada vez más notorio. El último dato que destaca este hecho es el aumento de la insatisfacción entre abril y junio de este año: el porcentaje de aquellos que calificaron al Gobierno como pésimo pasó del 27 al 32 %, según una encuesta divulgada este jueves en Brasil por el instituto Ibope.

De la misma forma, el porcentaje de población que evaluó al Gobierno como bueno u óptimo cayó del 35 al 32 %; mientras que un 32 % lo calificó de regular y un 3 % optó por no responder. Hubo un descenso significativo de los indecisos, que pasaron de representar un 7 a un 3 %.

El descenso de popularidad del presidente es mayor entre las mujeres, los brasileños con menor renta familiar y los residentes de las regiones del norte y del centro-oeste del país.

Con respecto a la opinión en la manera de gobernar del mandatario brasileño, el porcentaje de desaprobación aumentó, pasó de un 40 % en abril a un 48 % en junio y la aprobación cayó del 51 % al 46 %. También disminuyó la confianza en el presidente, que pasó de un 51 a un 46 % y el grupo de los que dicen no confiar pasó de un 45 a un 51 %.

En este aspecto, es mayor la desconfianza entre las mujeres; el 54 % de los hombres y el 39 % de las mujeres confían en Bolsonaro frente al 44 % de los hombres y el 57 % de las mujeres que desconfían.

En comparación con el Gobierno del expresidente Michael Temer, el 47 % cree que está siendo mejor, principalmente en la región sur del gigante suramericano, frente a un 33 % que lo considera igual y un 17 % peor.

En relación a áreas específicas del Gobierno, la educación es la que tiene un mayor crecimiento de la insatisfacción; el porcentaje de los que desaprueban la actuación del Gobierno en este campo subió diez puntos y pasó de un 44 a un 54 % frente al porcentaje que sí se muestra satisfecho, que cayó de un 51 a un 42 %.

El combate al desempleo, la salud y los impuestos son las otras áreas con mayor aumento de desaprobación.