Rafael Silva


El nuevo gobierno de Brasil se parecerá más a una junta militar de un país de América Latina de finales del siglo pasado que al gabinete técnico de una democracia del siglo XXI, y la presencia de tantos militares en puestos de tanta responsabilidad será un acontecimiento sin precedentes desde que en 1985 se pusiera fin a la dictadura

Juraima Almeida

Perseguirá, encarcelará y asesinará sin merced a quienes resistan sus atropellos. Las libertades serán coartadas y la cultura sometida a una persecución sin precedentes para erradicar “la ideología de género” y cualquier variante de pensamiento crítico. Toda persona u organización que se le oponga será blanco de su odio y su furia. Los Sin Tierra, los Sin Techo, los movimientos de mujeres, los LGTBI, los sindicatos obreros, los movimientos estudiantiles, las organizaciones de las favelas, todo será objeto de su frenesí represivo

Atilio Borón


Purgar a los empleados públicos de la anterior administración petista, desmantelar algunas agencias públicas, atacar a la comunidad LGTBI, ofrecer más permisividad frente al uso de armas, y un neoliberalismo a ultranza (con vocación de privatizar todo servicio público) son los primeros pasos del nuevo “Trump del Sur”, Jair Bolsonaro. Durante su discurso de toma de posesión, el pasado día 1 de enero, mencionó a “Dios por encima de Brasil”, lo cual da idea de su fanatismo religioso. Con un gobierno mayoritariamente de hombres y entre ellos, de militares, poco se puede esperar de este nuevo “Mesías” que ha venido a “salvar al pueblo brasileño del socialismo”, según sus propias palabras. Brasil volverá al blanco y negro durante los próximos años. Su Ministra de Familia, profundamente religiosa, declaró hoy: “Ha comenzado una nueva era en Brasil. Los niños vestirán de azul y las niñas vestirán de rosa”. Una frase que, aunque aparentemente inocente, esconde peligrosos mensajes. Creo que aún no tenemos una idea clara de hasta dónde puede llegar la involución y el retroceso de este país con el nuevo Gobierno de Bolsonaro.

Ilustración de Javier F. Ferrero

Por supuesto, el gobierno de los Estados Unidos ha encajado la nueva era brasileña con los brazos abiertos, y Bolsonaro ya ha declarado que tiene intención de que USA posea una base militar en territorio brasileño. El ex capitán del ejército augura un futuro ciertamente preocupante para su país. Pero hagamos siquiera un breve ejercicio recordatorio de cómo hemos llegado hasta aquí. La operación se inició con el jaque mate a Dilma Roussef y su gobierno, mediante una operación de “impeachment” patrocinada por la derecha y los Estados Unidos. Con acusaciones infundadas y mucha propaganda engañosa, el Parlamento la destituyó de su cargo, nombrando como Presidente (interino) a Michel Temer, que ya comenzó a revertir todas las medidas y políticas desarrolladas a favor de los más pobres en Brasil. En nuestro artículo del Blog explicamos a fondo el Golpe parlamentario que sufrió el gobierno brasileño del PT. Mientras todo esto ocurría, las derechas política, social, y sobre todo mediática brasileñas no descansaban, lanzando todo tipo de campañas, injurias, infundios y conspiraciones para impedir que Luis Ignacio Lula da Silva, el verdadero artífice de la izquierda brasileña, pudiera de nuevo presentarse a unos comicios. Las encuestas le eran favorables, así que la única manera de impedir que se presentara era inhabilitarlo judicialmente, y eso exactamente es lo que hicieron. Actualmente, Lula está encarcelado, cumpliendo condena por el caso Petrobrás, un nudo de corrupción y tráfico de influencias.

La izquierda del PT cometió muchos errores (sería ingenuo y poco realista no admitirlo), pero su balance, en cuanto a medidas para disminuir las tremendas desigualdades entre ricos y pobres en Brasil, fue infinitamente más positivo que negativo. Al igual que otras izquierdas latinoamericanas (la de Correa en Ecuador, la de Morales en Bolivia, la de los Kirchner en Argentina, incluso las de Chávez y Maduro en Venezuela), fundamentaron su acción política en redistribuir la riqueza procedente de sus recursos naturales, pero fallaron estrepitosamente en los ámbitos culturales y educativos, que son principales para mantener socialmente el apoyo en toda revolución que se precie. Y así, las vengativas derechas latinoamericanas se lanzan al ataque más agresivo y por todos los medios en cuanto ven algún resquicio o posibilidad para ello. Y en Brasil, con Dilma fuera de combate y Lula encarcelado, el candidato del PT tuvo que vérselas con Bolsonaro, que se presentaba, al igual que Trump en EE.UU., como un “outsider” de la política, que llegaba para “regenerar” el escenario. Pero más que regenerarlo lo que va a hacer es involucionarlo. Bolsonaro es un ultraconservador en lo político, un neoliberal en lo económico, un ultrarreligioso en lo social, y un troglodita en el resto de asuntos. Ha defendido la dictadura que sufrió su país, y es declaradamente fanático, machista, reaccionario, racista, homófobo, bravucón e intolerante. ¡Toda una joya!. Ha estado respaldado masivamente (lo cual ha constituido una pieza clave en su victoria) por la Iglesia Evangélica brasileña, que como todas las iglesias del mundo, siempre apoyan a los candidatos más retrógrados y conservadores.

Bolsonaro se ha propuesto eliminar de la sociedad brasileña el pensamiento crítico y de izquierda, y si para ello tiene que acudir a los métodos más discriminatorios y represores, lo hará. Atacará al sistema educativo (ha dicho que piensa “eliminar la basura marxista de las escuelas”), del que ha dicho que únicamente tiene que formar piezas para el mercado de trabajo, y no ciudadanos/as pensantes. Una de sus propuestas es reducir la edad laboral mínima por dejado de los 14 años (que ya insinuara el gobierno Temer). Bolsonaro defiende la prohibición del aborto en TODOS los casos posibles. Atacará igualmente a las poblaciones indígenas y al medio ambiente, habilitando las transformaciones de las tierras de la Amazonía para que puedan convertirse en tierras cultivables. Esta selva es el mayor pulmón del planeta, pero a Bolsonaro esto le importa bien poco. Al igual que Trump, ha declarado que sacará a su país de los acuerdos por el clima y ambientales que tenga suscritos. En el panorama internacional, el gobierno Bolsonaro se alineará con Israel (el gobierno del PT lo había hecho con Palestina), y sobre todo con su mentor principal, Donald Trump, en plena connivencia con sus intereses y “amistades” internacionales. No se pueden esperar otras cosas de un gobierno formado por militares, ultraderechistas, negacionistas y evangelistas. El deterioro de la sociedad brasileña será profundo y abarcará todas las dimensiones. Los únicos que saldrán ganando serán los terratenientes y grandes empresarios. En resumen, Bolsonaro practicará un régimen dictatorial disfrazado de democracia. Malos tiempos se avecinan para Brasil.

mm
Soy un malagueño de izquierdas, enamorado de los animales, y de mi profesión, la enseñanza. Soy profesor de nuevas tecnologías y crítico de las mismas, sobre todo de los cursos de F.P.O. (Formación Profesional Ocupacional) de la Junta de Andalucía. Me hice analista político ante la terrible deriva del capitalismo de nuestro tiempo, ante la necesidad de alzar la voz ante las injusticias, ante las desigualdades, ante la hipocresía, ante la indiferencia, ante la pasividad, ante la alienación. Sentí la necesidad vital de aportar mis puntos de vista, mi bagaje personal, y de contribuir con mi granito de arena a cambiar este injusto sistema.

1 Comentario

Deja un comentario