La extinción de incendios forestales es una actividad de cuidado medioambiental y de seguridad pública que atañe a un diverso grupo de profesionales. Las dotaciones de bomberos forestales reciben tantos nombres como diferentes son las administraciones en las que prestan su servicio: Retenes contra incendios, Brigadas de Emergencia, Brigadas forestales, etcétera.

Los bomberos forestales son profesionales altamente cualificados y con una gran preparación teorico-práctica, física y psicológica. Están específicamente seleccionados y formados para el combate de los incendios forestales, dominando materias como los primeros auxilios, cartografía, orientación, maniobras técnicas con material de montaña, comunicaciones, manejo de herramientas manuales y mecánicas tales como motosierras y motodesbrozadoras, conceptos de hidráulica para el manejo de bombas, instalaciones de mangueras, etcétera.

Sin embargo, la falta de medios materiales y humanos es generalizada, en muchos casos es personal interino o eventual, y que no tienen reconocida la categoría profesional, deben hacer frente a guardias de un día de trabajo y otro de descanso, con jornadas de 10 horas diarias de trabajo presencial -ampliables a 22 si hay incendios- más disponibilidad de las 14 horas restantes si hay una emergencia.

Los sindicatos se reúnen con el PP para exigir la Tramitación del Estatuto Básico del Bombero Forestal de Podemos

Una gran parte de los centros de trabajo de las unidades forestales no reúnen las condiciones necesarias el personal no tiene derecho a vacaciones en campaña alta de incendios –entre 4 y 6 meses- y tienen salarios medios de 1.100 euros.

Noticias relacionadas:

La viral respuesta de un bombero a un comentario de un grupo xenófobo

El Gobierno rechaza ahora aplicar una iniciativa de Izquierda Unida para mejorar el trabajo de los bomberos aunque el texto final lo redactó el propio PSOE

EQUO pide a la Junta que atienda las reivindicaciones de los bomberos forestales

Es momento de conseguir avances significativos. Debemos trasladar a la opinión pública que esto no es solo una reivindicación laboral, es la reivindicación de un servicio público muy importante que la sociedad debe apoyar.

Es terrible esta situación en la que se abusa eternamente de su dedicación, sobre todo, porque el problema de los incendios no es algo puntual. El cambio climático y el hecho de que las zonas rurales de España se estén quedando vacías hace que el riesgo de sufrir incendios cada vez más virulentos aumente año a año.

Actualmente nos enfrentamos con incendios que generan situaciones muy por encima de nuestra capacidad de extinción y contención, pero además, de un peligro real para los bosques implican situaciones de emergencia y verdadero peligro para la población civil el personal que presta los servicios de prevención, detección y extinción de incendios forestales.

Hay que dar soluciones a esta situación apostando por el Estatuto Básico del Bombero Forestal. Es necesario actuar con toda la fuerza para mejorar las condiciones de trabajo de este colectivo, exigiendo a las comunidades coordinación y medios.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario