El presidente del PDeCAT, David Bonvehí, ha negado este martes que su partido se encuentre en riesgo de escisión, pese a que este fin de semana la exlíder y actual senadora, Marta Pascal, asegurara que no descarta impulsar una nueva formación política.

«No tengo miedo. Siempre hemos sido un partido transversal con muchos matices donde las decisiones las vamos tomando por mayoría de los militantes. No veo ninguna posibilidad ni una masa de militantes que no estén de acuerdo en lo que decidimos», ha dicho en declaraciones a Catalunya Ràdio recogidas por Europa Press.

Ha lamentado que Pascal también dijera que él, como líder del partido, actúa demasiado subordinado al expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont: «Tengo muchos defectos, pero la palabra subordinado no es la que me define. Intento escuchar a toda la gente del partido».

Bonvehí ha descartado que las palabras de Pascal deriven en un expediente sancionador –en ningún caso, ha precisado–, y ha alegado que «no es el estilo del PDeCAT» resolver los debates internos con medidas disciplinaria de este calibre.

Ha defendido las decisiones que ha tomado recientemente y que abrieron la polémica, como que en la lista de las generales no repitiera Carles Campuzano ni se incluyera a la propia Pascal, y ha concluido: «No hay una crisis interna, hay mucho debate».

Bonvehí ve legítimo que Pascal se exprese en los términos en los que lo ha hecho pero pone en duda la forma elegida: «Yo lo que le pido a Marta Pascal es que hagamos todas las reflexiones, pero que las hagamos internamente dentro del partido».