El ministro de Asuntos Exteriores español, Josep Borrell, rechazó hoy las críticas vertidas por la Casa Blanca ante lo que considera una escasa aportación de los miembros europeos en materia de Defensa y aseguró que su contribución va más allá de las aportaciones económicas.

«Existen tres maneras (de aportar): gastar más, mejorar las infraestructuras y mejorar la capacidad de despliegue», explicó Borrell durante un acto organizado por el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS), en el corazón de Washington.

El ministro español, que calificó de «dura» la manera en la que el presidente de EE.UU., Donald Trump, reclamó el año pasado a sus aliados que aumentaran su gasto en defensa, puso como ejemplo el compromiso de España con la misión de la Alianza Atlántica.

«Estamos presentes por todo el mundo», recalcó Borrell.

De acuerdo con un informe de la Alianza publicado el 14 de marzo, los aliados europeos incrementaron en un 5,19 % el gasto militar en 2018 con respecto al año anterior, pero solo siete países dedicaron el 2 % de su PIB a defensa: Estados Unidos, el Reino Unido, Polonia, Lituania, Letonia, Grecia y Estonia.

El ministro sostuvo además que, a diferencia de Washington, la aportación española tiene como objetivo mejorar su capacidad militar y de despliegue, mientras que Washington destina buena parte de esta partida a «pagar las pensiones» de militares retirados.

Borrell no dudó en criticar el «unilateralismo» por el que ha apostado el Gobierno estadounidense el cual, consideró, pone en una situación «difícil» a sus socios europeos.

En este sentido, el ministro citó como ejemplos la decisión de la Casa Blanca de ordenar la salida de sus tropas de Siria o el abandono del acuerdo de armas nucleares intermedias (INF) firmado con Rusia en 1987.

«Estados Unidos toma decisiones que nos afectan a todos», lamentó.

El ministro español señaló también que la Alianza Atlántica se encuentra en un punto de inflexión puesto que la «primera línea» de defensa ya no se encuentra en «medio de Europa», sino en la región Indopacífico.

Cuestionado sobre las relaciones con China, Borrell se limitó a decir: «No usamos la palabra amenaza, sólo reto».

Borrell se encuentra de visita oficial en Washington para participar en la reunión ministerial de los 29 miembros de la OTAN que se celebrará el 3 y 4 de abril.