Borrell estará en Barcelona para participar en un debate sobre el futuro de Europa con el ex primer ministro italiano Enrico Letta y aprovechará para mantener un intercambio de puntos de vista con los cónsules, tanto con los que son diplomáticos de carrera como con los honorarios.

Se trata, según fuentes de Exteriores, de mantener la interlocución con ellos, analizar cómo facilitarles el ejercicio de la función consular e intercambiar puntos de vista. En Barcelona hay actualmente 96 cónsules, entre los que son de carrera, enviados por sus respectivos gobiernos, y los que son ‘honorarios’, con funciones algo más limitadas.

Los cónsules son un colectivo que ha recibido mucha atención del independentismo, que ha intentado que sean correa de transmisión de sus postulados. En los últimos años, han sido frecuentes las ocasiones en que la Generalitat ha tratado de hacerlos pasar por una especie de cuerpo diplomático acreditado ante la Generalitat (cuando en realidad los consulados dependen de las embajadas, que solo pueden acreditarse ante el Gobierno central).

El pasado mes de julio, el presidente catalán, Quim Torra, reunió a los cónsules en la ciudad y ante ellos volvió a insistir en que el derecho de autodeterminación es algo «esencial» y que el independentismo no se rendirá hasta conseguirlo. La reunión motivó que Borrell diese instrucciones para enviar a los cónsules documentación sobre la situación en Cataluña.

INCIDENTES CON CÓNSULES HONORARIOS

Las posiciones del independentismo no han encontrado eco en los diplomáticos de otros países, pero el Gobierno sí ha tenido varios incidentes con cónsules honorarios, que suelen ser ciudadanos españoles, y un total de cinco han sido cesados.

El último fue, el pasado noviembre, el de Grecia, Fernando Turro i Homedes, destituido a petición del Gobierno español, ya con Borrell en Exteriores, por «agravios a la bandera». Unos meses antes lo fue el de Finlandia, Albert Ginjaume, después de meses de avisos del Gobierno español a la Embajada finlandesa sobre sus actividades.

Anteriormente habían sido cesados los cónsules honorarios de Letonia, Xavier Vinyals –en 2016, por exhibir una estelada en la fachada del consulado–; el de Filipinas, Jordi Puig –que participó en una manifestación durante el paro convocado en Cataluña el 3 de octubre– y el búlgaro Hristo Stoichkov.

El exfutbolista fue cesado en octubre del 2017 tras una aparición pública en la que tildó de franquista a la entonces vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario