«Pueden tener responsabilidad penal, pero los jueces decidirán», ha dicho Borrell durante una rueda de prensa con su homólogo esloveno, Miro Cerar, con el que se ha reunido. El ministro también ha señalado que los políticos son juzgados como cualquier ciudadano.

Cerar, por su parte, ha señalado que se trata de un asunto que está en manos de la justicia española y que debe desarrollarse conforme a la legalidad y las leyes españolas. El ministro español ha agradecido a las autoridades eslovenas su comprensión de la situación en Cataluña, según recoge el diario local ‘Delo’.

Los dos ministros se han comprometido también a reforzar las ya buenas relaciones entre España y Eslovenia. El viaje de Borrell se produce meses después de que el presidente catalán, Quim Torra, apostase por la ‘vía eslovena’ para la independencia y viajase a Liubliana, donde fue recibido por el presidente del país, Borut Pahor.

En aquella ocasión, el Gobierno español trató de restar importancia a la reunión, la propia presidencia eslovena dijo que había sido «informal» y «extraoficial» y el primer ministro, Marjan Sarec, se desmarcó de ella y afirmó que no había «ningún paralelismo» entre Eslovenia y Cataluña.

Días después hubo una conversación entre Sarec y el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, con motivo de un Consejo Europeo en Bruselas. Con Pahor y Sarec también se ha reunido Borrell este martes.