El conseller catalán de Acción Exterior Alfred Bosch ha dicho este lunes que el informe del Tribunal de Cuentas que llevará a la Fiscalía la política exterior de la Generalitat intenta «no fiscalizar, sino criminalizar» la acción del govern en el extranjero.

Según avanza hoy el diario El País, el fiscal jefe del Tribunal de Cuentas, Miguel Ángel Torres, ha remitido a la Fiscalía General del Estado un informe en el que solicita que se investiguen las posibles responsabilidades penales y contables de los dirigentes catalanes por el uso dado al dinero público destinado a la acción exterior de la Generalitat en favor del proceso independentista entre 2011 y 2017.

En declaraciones a la prensa, Bosch ha dicho que no conoce el informe final del Tribunal de Cuentas, pero sí el borrador que les llegó el pasado 28 de diciembre, en el que se repasa la actuación del Govern en el exterior, básicamente desde la época en la que era presidente Artur Mas hasta ahora.

Bosch ha afirmado que, como en tantas otras ocasiones, el Govern se encuentra ante una iniciativa que lo que quiere es «demostrar que la Generalitat no puede hacer acción exterior».

El conseller ha explicado que si alguien les dice que si salen de casa los «empapelarán» ya no les «impresiona», ya que permanentemente les están observando y persiguiendo, ha dicho, para que el gobierno catalán no haga acción exterior.

Ha asegurado que la Generalitat continuará haciendo acción exterior, seguirá yendo por el mundo explicando la realidad de Cataluña en toda su diversidad y contestará las preguntas que les hagan en el exterior, «intentado a través de la internacionalización del país» mejorar la vida de todos los ciudadanos de Cataluña.

Según Bosch, la Generalitat presentó 182 alegaciones a este borrador de las que todavía no ha tenido noticias.

Además, el conseller se ha mostrado sorprendido por la «filtración interesada» que quiere «calentar» el debate en plena precampaña electoral.