Las autoridades de la región autónoma de Bougainville, un archipiélagoo en el este de Papúa Nueva Guinea, iniciaron este martes la campaña explicativa previa al referendo de independencia previsto para el 12 de octubre.

Bajo el lema «Paz por medios pacíficos, la unidad y el estado de derecho», los gobernantes de Bougainville -cuya población es de 249.000 habitantes- informarán a la población sobre la votación y los diferentes planes para cuando se conozca su resultado.

La primera asamblea popular se celebró el martes en Arawa, capital de la provincia, con la presencia del presidente del gobierno autónomo, John Momis, y representantes de Naciones Unidas.

«Nuestro objetivo es asegurar que la gente conoce (todas) las opciones» antes del referendo, señaló Momis durante el acto inaugural, recoge hoy un comunicado del gobierno autónomo.

La caravana informativa recorrerá durante los próximas días toda la región, conformada por las islas de Bougainville y Buka y el atolón Carteret, y concluirá la semana que viene durante una sesión en la Casa de Representantes regional.

El referendo para decidir el futuro de Bougainville es parte de los acuerdos de paz sellados con el gobierno central de Port Moresby tras más de una década de conflicto armado.

La reclamación independentista de Bougainville estalló en 1989, cuando los propietarios indígenas de las tierras ocupadas por una gigantesca mina de cobre australiana se alzaron en armas tras negarse a recibir compensaciones por los daños medioambientales causados por el yacimiento.

La violencia motivó la intervención del Ejército papuano en defensa de los intereses de la compañía minera, sector que representa la principal fuente de ingresos del país.

El conflicto, que terminó con la firma en 2001 de los acuerdos de paz, costó 20.000 vidas -cerca del 10 por ciento de la población de Boungainville- y el desplazamiento de 15.000 personas a campos de refugiados y a las vecinas Islas Salomón.

La isla de Bougainville pertenece geográficamente al archipiélago de las Islas Salomón, de las que dista tan sólo siete kilómetros, frente a los más de 760 kilómetros que la separan de Papúa Nueva Guinea.


Necesitamos tu ayuda para seguir adelante con el periodismo crítico, ayúdanos a no tener que depender de publicidad externa y que Contrainformación sea solo de sus lectores. Con 1, 2, o 3 euros al mes nos ayudarás a seguir mostrándote nuestros artículos críticos.

Ayúdanos a seguir ofreciendo Contrainformación.

Deja un comentario