En una carta que Boya ha publicado en las redes sociales, ha explicado que anuncia su dimisión del órgano de la CUP porque sufrió este episodio durante el tiempo que fue diputada en el Parlament y le supuso «una gestión emocional complicada todavía abierta».

En el escrito asegura que el episodio le provocó «problemas de salud» y que, ahora, cuando ha vuelto a coincidir con esa personas en sus tareas como miembro del Secretariado, decide marcharse para cuidarse.

(HABRÁ AMPLIACIÓN)