Categorías: Internacional

Brasil | «Dejo de comer para dar a mis hijos»

Las madres que mantienen solas a sus familias se han visto muy afectadas por la pérdida de empleos e ingresos; las mujeres son siempre las últimas en comer.

José Cícero/Mariama Correia – Agência Pública

Eran alrededor de las 11 de la mañana cuando Letícia dos Santos, de 32 años, residente en el asentamiento ilegal de Nova Esperança, en Jardim São Luís, al sur de São Paulo, comenzó a preparar el desayuno para los cuatro hijos que cría sola. Mientras se calentaba la sartén con el aceite, mezcló la harina, el agua y el azúcar. El olor a fritura que se extendía por la choza se asemejaba a buñuelos, pero faltaban los ingredientes: «No tengo huevos, levadura, leche y canela».

Leticia con sus hijos pequeños y otros familiares que viven en otras chabolas en la misma ocupación.

Ese día, las comidas de la familia procedían de donaciones. Desde que perdió su trabajo como cuidadora de ancianos en medio de la pandemia, Leticia depende de las donaciones para alimentar a sus hijos. También hace trabajos esporádicos con galletas, dulces y trabajando en eventos para obtener algunos ingresos.

El año pasado, cuando Letícia se quedó sin empleo, más del 96% de los puestos de trabajo cerrados en Brasil estaban ocupados por mujeres, muchas de ellas madres solteras. Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), 11,5 millones de madres cuidan solas de sus hijos en el país. La inseguridad alimentaria es más grave en estos hogares, precisamente porque las mujeres fueron las más afectadas por la falta de empleo y la pérdida de ingresos en la pandemia, como muestra la encuesta nacional sobre inseguridad alimentaria en el contexto de la pandemia de Covid-19 en Brasil.

En 2020, según la Encuesta, el hambre afecta más a las familias mantenidas por alguien de sexo femenino, o de color de piel autodeclarado negro o pardo o con menos estudios. El año pasado, 43,4 millones de brasileños – el 20,5% de la población – no tuvo acceso a alimentos en cantidad suficiente. Los porcentajes de inseguridad alimentaria son más elevados en los hogares mantenidos por una sola persona (66,3%), especialmente si la persona responsable es una mujer (73,8%). También según la encuesta, más de la mitad de la población brasileña (55,2%) vivía con algún grado de inseguridad alimentaria en 2020. Es decir, 116,8 millones de personas no tenían acceso absoluto y permanente a los alimentos.

La pandemia ha agravado el hambre en Brasil. El año pasado, más de la mitad de la población vivía con algún grado de inseguridad alimentaria.

La alimentación de las madres en el fondo

Letícia sigue amamantando a su hijo menor, un bebé de tres meses. Como tiene una anemia profunda, debería tomar un suplemento de hierro y llevar una dieta equilibrada, pero su alimentación siempre pasa a un segundo plano. «Debido a mi mala alimentación, la leche materna se debilita», dice. La ayuda que la familia recibe del gobierno se ha reducido de 375 reales (cerca de US$68) a 217 reales (cerca de US$39) al mes con el fin de la ayuda de emergencia. El dinero sirve básicamente para comprar pañales y el complemento alimenticio del bebé, que cuesta cerca de US$9,5 por lata.

La mayoría de las 260 familias que viven en la ocupación de Nova Esperança están encabezadas por madres solteras. Allí reciben cestas de alimentos básicos que «garantizan al menos arroz y frijoles», dice Letícia. Tampoco pagan el alquiler, que ha sido una fuente de deudas para ella en el pasado. «Tuve que salir del piso sólo con mi ropa. Ni siquiera me dejaron llevar mis muebles porque debía dinero», recuerda.

«Si no fuera por las cestas de alimentos básicos, habría pasado hambre», dice Zenaide Severina, de 40 años, vecina de Letícia. Con dos hijos que criar sola -un adolescente de 17 años y una niña de tres-, se fue a vivir a la ocupación después de que la defensa civil interviniera su casa en 2020. No recibió ayuda para la vivienda. Ese mismo año, fue despedida de su trabajo por problemas respiratorios, pero aún está esperando los informes médicos para obtener el subsidio por enfermedad.

En la escuela pública, la hija menor de Zenaide recibe todas las comidas. Cuando los niños están en casa, a menudo la madre solo come una vez al día. «No tengo el valor de hacer una mezcla para mí y no dársela», dice. El pequeño no siempre acepta comer judías y arroz varias veces al día. Así que cuando no hay nada más que ofrecer, Zenaide hace una botella de leche. «Cuando estás solo, ¿a quién acudes en busca de ayuda? Muchas veces he pedido ayuda al padre de mi hija, pero me amenaza con quitármela».

El investigador José Raimundo lleva estudiando el hambre en el municipio de São Paulo desde la década de 2000. Afirma categóricamente: “una persona que come una sola vez al día está pasando hambre”.

Cuando no hay comida para toda la familia, incluso en los hogares encabezados por hombres, «las mujeres son las últimas en comer», dice el investigador. «En un hogar que se encuentra en situación de hambre o riesgo de hambre, las mujeres son las primeras en sufrirlo porque tienden a dar prioridad a la alimentación de sus hijos y luego a la de sus maridos. La posibilidad de que la mujer pase hambre es mayor que la del hombre y los niños», explica.

En una sociedad machista, argumenta Raimundo, «el cuidado de los hijos recae en las mujeres, que muchas veces se ven atascadas hasta en la búsqueda de un empleo, porque dependen de que otra persona cuide de sus hijos».

Donaciones escasas, ayuda insuficiente

«Todo es más difícil para una mujer», dice Ednalva do Nascimento, de 43 años, residente en Piscinão de Ramos, en Río de Janeiro. Mantiene a sus cinco hijos trabajando como criada y lavando ropa. El menor tiene nueve años y el mayor, que está en paro, tiene 25.

«Perdí mi trabajo justo antes de la pandemia. Cuando empezó la pandemia, ni siquiera podía limpiar», dice. La familia no ha pasado hambre gracias a las donaciones de cestas de alimentos básicos, pero incluso esto es cada vez más escaso, con la desaceleración de la pandemia, dice Ednalva.  «A menudo dejo de comer para dárselo a mis hijos. Las verduras, la fruta y la carne sólo las compro cuando puedo», dice.

Para ella, que solo paga 500 reales al mes de alquiler, la promesa de aumentar la Ayuda Brasil, creada por el gobierno de Bolsonaro tras la extinción del Programa de Subsidio Familiar, a 400 reales, alienta, pero no resuelve los problemas. «Ayuda, pero no sé cómo será hasta finales de año porque las donaciones están disminuyendo y todavía no hay puestos de trabajo. Creo que aún tardaremos mucho tiempo en mejorar realmente nuestra situación».

Vacío en los platos y también en las políticas públicas

La rutina diaria de la inseguridad alimentaria repercute en la salud mental de las madres solas de varias maneras. Ante la incertidumbre sobre su capacidad para mantener a su propia familia, Zenaide sufrió una depresión. Está siendo controlada en un Centro de Atención Psicosocial (Caps), pero incluso el acceso a los servicios sanitarios públicos es complicado porque están lejos de su casa. «Si quito ese dinero del transporte, la diferencia en las cuentas es grande, así que no voy siempre».

Para controlar las crisis de ansiedad, cuida el pequeño patio donde cultiva plantas medicinales. Dice que no recibió la ayuda de emergencia durante la pandemia, porque está de baja laboral, aunque la prestación del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) aún no ha sido liberada. «Tampoco tengo derecho a la ayuda para comprar gas de cocina porque recibo la Ayuda Brasil. ¿Cómo no voy a tener derecho si estoy en paro y tengo un hijo pequeño?

Zenaide ha organizado un pequeño jardín en la choza. Para ella, cuidar de las plantas le ayuda a reducir la ansiedad

«Los pobres están olvidados», se lamenta Letícia. Desde que se trasladó a la ocupación hace un año, intenta, sin éxito, encontrar plazas para sus hijos en la escuela pública más cercana. «Parece que cuanto más humilde eres, más difícil es conseguir cosas. Crean programas para ayudar a los pobres, pero los pobres no reciben ayuda.

La percepción de Leticia se acerca al Informe Dhana (Derecho Humano a la Alimentación y a la Nutrición Adecuada) 2021, que analiza los impactos de Covid-19, acciones y omisiones de los poderes públicos ante la crisis sanitaria, económica y social. El documento advierte sobre «los recortes presupuestarios y el debilitamiento de los programas destinados a promover la seguridad alimentaria en Brasil», como el Programa de Compra de Alimentos (PAA) y el Programa de Construcción de Cisternas, de gran relevancia para la seguridad hídrica en la región semiárida brasileña, entre otros.

Esta es también la opinión de la ex ministra de Desarrollo Social y Lucha contra el Hambre, Tereza Campello. Para ella, los impactos de la pandemia podrían haber sido más leves si el Gobierno Federal hubiera adoptado medidas para reforzar las políticas públicas y la protección social. «Algunos países tuvieron un aumento de la pobreza, problemas, pero no se enfrentaron a una situación de hambre. En Brasil, hemos experimentado una gigantesca intensificación del hambre y la inseguridad alimentaria en sus distintos niveles, porque se desmanteló todo colchón de protección social que existía.»

Tereza recuerda que en el primer mes del gobierno de Bolsonaro, una Medida Provisional publicada por el presidente puso fin a las actividades del Consejo Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Consea). Instituido en 1993, el Consea formaba parte del Sistema Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sisan), como espacio crucial para garantizar la participación de la sociedad civil en los debates sobre el acceso a los alimentos.

«Al desmantelar el Consea, él (Bolsonaro) ha desmantelado el control social, lo cual es fundamental, porque el Consea era muy activo, no sólo inspeccionando y cobrando al Gobierno Federal por el buen funcionamiento de las políticas públicas, sino también ayudando a construir una política social sólida. Cuando se suprime el Consea, se desorganiza toda la agenda de transparencia y control social», explica Tereza. «A este gobierno no le importa la comida sana y no sólo eso, tampoco le importa el hambre», dice. (Informe publicado originalmente en portugués por Agencia Pública. Brasil).

Redacción

Luchando contra la información manipulada y tendenciosa. Periodismo incómodo.

Entradas recientes

Ayuso afirma que las feministas tienen una forma de ver la vida “propia de malcriadas que aspiran a llegar solas y borrachas»

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha respondido a Ayuso diciendo, entre otras cosas que…

12 horas hace

Paco Marhuenda y su teoría sobre la operación de Pablo Iglesias con la monarquía: «Quería derribar la monarquía y provocar un cambio de régimen»

El periodista señaló que "a partir de ahora, Don Juan Carlos vendrá con regularidad, que…

13 horas hace

Ayuso incluye en su nuevo equipo a la responsable de la firma de la adjudicación del contrato de mascarillas que enriqueció a su hermano

La que fuera viceconsejera de Asistencia Sanitaria, Ana Dávila-Ponce, ocupará el cargo de secretaria de…

13 horas hace

Joan Baldoví: «Me da pena ver a la derecha española y a algunas personas aplaudiendo a un defraudador porque se llame Juan Carlos Borbón»

El rey emérito ha sido recibido entre vítores y aplausos a su llegada al Club…

14 horas hace

Ayuso pide el apoyo para Felipe VI, porque España «votó democráticamente una monarquía parlamentaria»

Isabel Díaz Ayuso, presidenta de la Comunidad de Madrid, intervino este viernes ante los periodistas…

15 horas hace

Negre afirma que las niñas de Burjassot están «fabricando una prueba falsa» y merecen que sus padres les peguen «una hostia»

Javier Negre continuaba la veda abierta por Cristina Seguí sobre las niñas de Burjassot.

15 horas hace