Brasil, el mayor productor y abastecedor de café en el mundo, exportó en enero 3,28 millones de sacos del grano (de 60 kilos), un volumen en un 20,8 % superior al del mismo mes del año pasado y un récord histórico para el periodo, informó este lunes la patronal.

De acuerdo con el balance elaborado por el Consejo de los Exportadores de Café de Brasil (Cecafé), los ingresos por las exportaciones en enero sumaron 439 millones de dólares, lo que supone un aumento de 0,2 % con relación al mismo mes de 2018.

Para la patronal, los resultados reflejan la buena cosecha y “la calidad y competencia de la cadena productiva brasileña” por lo que la expectativa para las exportaciones durante el 2019 “es positiva”.

En cuanto a las variedades exportadas en enero, el café arábigo representó el 88,5 % del volumen total de café vendido, con 2,9 millones de sacos embarcados, lo que supone un crecimiento del 15,5 % en comparación con enero de 2018.

De otro lado, el café soluble representó el 7,2 % del volumen total exportado en el primer mes del año, con 237.000 sacos, un 27,7 %, más en la comparación con enero del año pasado.

Alemania se ubicó como el principal destino del café brasileño en enero de 2019.

De acuerdo con el balance, el país europeo importó 662.000 sacos de café -el 20,2 % de las exportaciones del mes- seguido de Estados Unidos, que compró 605.000 sacos, e Italia que adquirió 355.000 sacos.

Brasil exportó 35,2 millones de sacos en 2018, lo que supuso un aumento de 13,9 % frente a 2017 y el mejor resultado desde 2015, cuando fueron vendidas al exterior 37 millones de sacos,.

Sin embargo, la facturación de las exportaciones se redujo y pasó de los 5.250 millones de dólares en 2017 a los 5.091 millones de dólares en 2018, de acuerdo con el Consejo de Exportadores de Café do de Brasil (Cacafé).

Se trata del peor resultado en facturación de los últimos cinco años, lastrado por la “caída del real frente al dólar y por la volatilidad del mercado y de la oferta del producto”, destacó en su momento el presidente de Cecafé, Nelson Carvalhaes.

Deja un comentario