Los ministros de Relaciones Exteriores de Brasil, Ernesto Araújo, y de Alemania, Heiko Maas, declararon este martes en Brasilia que sus Gobiernos «siguen de cerca» y «vigilan» la crisis en Venezuela, para la que desean una «salida pacífica».

Maas inició este martes en Brasilia una gira por América Latina que incluirá visitas a Colombia y México, y su llegada coincidió con un llamado a una insurrección contra el Gobierno de Nicolás Maduro hecho por el autoproclamado presidente Juan Guaidó desde la base aérea de La Carlota, en Caracas.

«Estamos observando y siguiendo la situación actual. El apoyo de Alemania a Guaidó no cambia y esperamos que pueda haber elecciones pronto en Venezuela, y que la situación se mantenga pacífica», dijo el ministro alemán.

Araújo, por su parte, explicó que el Gobierno brasileño también «sigue de cerca» una situación «que parece cambiar cada minuto» y, además de coincidir en el deseo que haya una solución pacífica, dijo que considera «positivo que haya un movimiento de militares en apoyo a Guaidó».

El Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro, uno de los cerca de 50 que reconocen a Guaidó como presidente «legítimo e interino» de Venezuela, ha convocado a una reunión de emergencia en el palacio presidencial en Brasilia, a fin de seguir el desarrollo de la crisis en Venezuela.

Caracas es este martes escenario de una compleja situación política, después de que Guaidó anunciara que «la familia militar» dio el paso para unirse a él y conseguir «el cese definitivo de la usurpación» que hace Maduro de la Presidencia.

El líder opositor se encuentra en el distribuidor Altamira de la autopista Francisco Fajardo, cerca de la base de La Carlota, acompañado de un grupo de militares, diputados y el dirigente de la oposición Leopoldo López, quien fue liberado por funcionarios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) que se unieron al levantamiento.

A la base aérea se dirigen centenares de venezolanos para exigir a los miembros de la FANB que defienden a Maduro que se pongan «del lado de la Constitución» y demanden la salida del gobernante chavista, al que tildan de dictador.

En respuesta a este llamamiento, el presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Diosdado Cabello, convocó a los simpatizantes del chavismo a acudir al palacio presidencial de Miraflores para «defender» la revolución bolivariana.

Por su parte, el ministro venezolano de Defensa, Vladimir Padrino López, ha asegurado que los cuarteles del país funcionan con «normalidad» y que la FANB «se mantiene firme en defensa de la Constitución Nacional y sus autoridades legítimas».

Fuente