Joaquín Araujo

  • Campesino: dedica la mayor parte de su tiempo a la agricultura ecológica.
  • Ha plantado aproximadamente un árbol por cada día que ha vivido, unos 25.000.
  • Luego se empeña en escribir, hacer radio y cine documental, a dar conferencias, realizar exposiciones y al activismo ecológico y cultural desde hace 49 años. Tiene 34 carnets de otras tantas ongs. De algunas fue fundador y presidente. Colecciona sus propias dimisiones.

  • Está escribiendo sus libros 108 y 109  como único autor. Le han publicado además 11 como coautor y 73 colectivos. A todos ellos acompañan 8 enciclopedias que dirigió y, en parte, escribió.
  • Sus 2.519 artículos han sido publicados en 149 revistas, 19 blogs y 16 diarios. Y sigue.
  • Actualmente escribe con frecuencia en cinco blogs y dos revistas.
  • Comisario de 28 exposiciones y autor de los textos de casi todas ellas.
  • Guionista y/o director de 340 programas de TV, la mayoría documentales.
  • Ha hecho unos 5.700 programas de radio, casi todos con secciones propias. Dirigió también algunos.
  • Tanto en radio como en televisión hizo los primeros directos de naturaleza de la historia de esos medios en España.
  • Ha dado unas 2.500 conferencias tanto en España como en una decena de otros países.
  • Le persiguen los premios. De los 49 recibidos destacan: el GLOBAL 500 de la ONU, considerado el más importante del mundo en su campo; el Wilderness Writting (solo hay cinco premiados en el mundo); el del BBVA a la difusión de la multiplicidad vital que el más importante que se da en España.
  • Es el único español al que le han concedido dos veces el Premio Nacional de Medio Ambiente.
  • Nominado a los Oscar de  Hollywood y a los Goya por su participación en Nómadas del Viento.
  • Es Numerario de la Real Academia de las Letras y de las Artes y medalla de oro de Extremadura.
  • Ha desempeñado 93 oficios a lo largo de su vida.
  • Una cuarta parte de todos estos trabajos los ha realizado de forma altruista.
  • A un IES, unas lagunas, un museo, un taller, tres árboles, una fuente y una cima les han puesto su nombre.

Y, sobre todo, pretende , aunque seguramente es imposible, salvar a lo que le salva: la NATURA.

COMPASIÓN

Mantengo, desde mi primeros balbuceos como escritor, que la compasión es el mejor producto de la inteligencia. Si bien no alcanza a equilibrar la multiplicada capacidad de destrucción que llega a desplegar esa misma inteligencia, considero que es lo que nos salva.

Deja un comentario