La Comisión Europea lleva años advirtiendo a España de que sus niveles de contaminación están por encima de lo permitido. Pero, según ha adelantado El País, lo que hasta ahora se había resuelto con avisos y un expediente, está a punto de convertirse en una demanda ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

La decisión final se tomará a lo largo del día de hoy. El detonante, según El País, ha sido el cambio de criterio del Ayuntamiento de Madrid sobre Madrid Central llevado a cabo por el Partido Popular y Ciudadanos con el apoyo de Vox. En Europa se estimó que las medidas que estaban proyectadas en Madrid podrían ser suficientes para que España cumpliera con la directiva en 2020, pero el cambio de gobierno ha dado al traste con esto.

El comisario europeo de Medio Ambiente, Karmenu Vella, ya advirtió hace un año de que continuaría “supervisando de cerca la ejecución de dichas medidas, así como su eficacia para mejorar la situación lo antes posible”

Cuando PP y Ciudadanos comunicaron que una de las primeras medidas que tomarían sería paralizar las multas que sostienen esa zona de bajas emisiones, la atención de Bruselas se centró en la capital de España. Y la paciencia parece haberse acabado.

El principal causante de la contaminación por NO2 en las ciudades es el tráfico. Muchas capitales europeas aplican desde hace años zonas de bajas emisiones que limitan la entrada de los coches más contaminantes. Y en el borrador de ley de cambio climático que elaboró el Ministerio para la Transición Ecológica en la anterior legislatura se contemplaba la obligación de que las ciudades de más de 50.000 habitantes cuenten con estas áreas restringidas en España.

Deja un comentario