El acceso servicios sanitarios de calidad pre y post natales es clave para la supervivencia de madres y recién nacidos. En ausencia de estos servicios adecuados, y debido a la falta de acceso y a los inasequibles costes del transporte, los trabajadores de la salud comunitarios se están convirtiendo rápidamente en “proveedores de último recurso” para las mujeres y los niños, especialmente en las zonas remotas, rurales y afectadas por la guerra. Sin embargo, también se enfrentan a dificultades como la inseguridad y la falta de suministros y transporte.

La mitad de todas las instalaciones sanitarias de Yemen no están en funcionamiento debido a la falta de personal y de suministros, la imposibilidad para abordar los costes operativos o el acceso limitado. Las que siguen funcionando se enfrentan a graves carencias de medicamentos, equipamiento y personal, lo cual pone vidas en riesgo.

La serie Childbirth and parenting in a war zone, lanzada esta semana, también refleja que la tasa de mortalidad materna ha aumentado considerablemente desde la intensificación del conflicto, y ha pasado de cinco muertes al día en 2013 a 12 en 2018.

Otras conclusiones de la serie son:

1 de cada 260 mujeres muere durante el embarazo o el parto.
Solo 3 de cada 10 nacimientos tienen lugar en instalaciones sanitarias.
1 de cada 37 recién nacidos muere en su primer mes de vida.
1 de cada 15 chicas adolescentes de entre 15 y 19 años ha dado a luz.
1,1 millones de mujeres embarazadas y lactantes necesitan tratamiento para la desnutrición severa aguda.
UNICEF está trabajando con sus aliados sobre el terreno para apoyar tanto la prestación de serviciosbasados en la comunidad como a los centros sanitarios, con especial atención en el cuidado antes y durante el embarazo, en el momento del nacimiento y después de este, para madres y bebés.

Al nivel de las comunidades, UNICEF y sus aliados también trabajan en el apoyo a las matronas y voluntarios sanitarios para que estos puedan gestionar casos de enfermedades infantiles comunes, así como proporcionar atención domiciliaria a madres y recién nacidos.

UNICEF hace un llamamiento a todas las partes en conflicto y a la comunidad internacional para que:

Centren los recursos en las comunidades pobres, marginadas y desplazadas internas.
Protejan el sistema sanitario del país, con especial atención a la sanidad primaria.
Reanuden el pago de salarios a los trabajadores sanitarios y apoyen incentivos para el personal implicado en la provisión de servicios vitales.
Mantengan y aumenten los programas de protección de la salud, como la transferencia de efectivo para familias vulnerables y las cartillas sanitarias.