CaixaBank y los sindicatos han llegado a un acuerdo sobre el expediente de regulación de empleo (ERE) que llevan negociando algo más de cuatro meses. La presión de los sindicatos en la mesa de negociación ha logrado que la entidad financiera renuncie a poner nombre a los 2.023 empleados que dejarán la entidad en el ERE que va a presentar en los próximos días y, tras reducir el número de despidos en 134, ha aceptado transformar las salidas en un programa de bajas voluntarias.

Sin embargo, y aunque el acuerdo final rebaja de manera notable las pretensiones iniciales de la entidad, que eran las de despedir a 2.157 trabajadores, esta ha obtenido el aval para iniciar la transformación funcional de su red de oficinas, de sus servicios de atención al cliente y con la movilidad forzosa aun encima de la mesa.

La empresa ha cedido en varios puntos relacionados con su nuevo modelo comercial, como retirar la apertura de las oficinas la tarde de los martes y la exigencia de dos jornadas vespertinas por semana para los gestores comerciales, pero el acuerdo final no tiene el apoyo de CCOO al considerar excesiva la posibilidad de ejecutar traslados de trabajadores hasta a 75 kilómetros de distancia de sus actuales puestos de trabajo.

Todos estos ajustes llegan, irónicamente, tras cerrar 2018 con un beneficio récord de 1.985 millones de euros, un 17,8% más que en 2017. El margen bruto se ha situado en 8.767 millones de euros (+6,6%) por la fortaleza de ingresos básicos del negocio bancario, que aumentan un 4,2% en el grupo hasta los 8.217 millones.

El ERE

El ERE divide a las personas que quieran adherirse en tres grupos distintos.

A. Engloba a las personas nacidas antes de 1961 hasta 1965, es decir lo que tienen 54 años o más. Este colectivo tendrá un abono del 57% de su salario hasta los 63 años y una prima de entre 18.000 y 28.000 euros. Los nacidos en 1962 o con anterioridad recibirán 18.000 euros; los de 1963, un total de 23.000 euros brutos; y los de 1964 y 1965, un monto de 28.000 euros.

B. Trabajadores nacidos entre 1966 y 1967. Estos percibirán una indemnización bruta equivalente a un 57% de su salario, durante ocho años. En el caso que se opte por la percepción de la indemnización en pago, será de 38.000 euros brutos.

C. Los nacidos en 1968 y posterior, tendrán derecho a percibir una indemnización bruta, equivalente a 45 días de salario regulador por año de trabajo con un tope de 42 mensualidades y con un mínimo de 36 mensualidades.

Traslados de hasta 75 kilómetros

Caixabank inicialmente pedía carta blanca para ejecutar traslados de hasta cien kilómetros para “cubrir desajustes de plantilla”, pero con la presión ejercida ha aceptado reducir la distancia máxima a 75 kilómetros (el triple de lo que contempla el actual convenio) y primar a los voluntarios para moverse entre 26 y 50 kilómetros con 9.000 euros en tres años y con 18.000 a quienes se ofrezcan para desplazarse a puestos situados a entre 51 y 75 de los que ahora ocupan.

En el caso de traslados forzosos, a esas indemnizaciones se les añade otra de 2.700 euros prorrateada en tres años.

Vídeo Recomendado:

Deja un comentario