La ministra de Economía, Nadia Calviño, ha confiado hoy en que en los próximos comicios del 26M se repita la «movilización social» contra la ultraderecha de las últimas elecciones generales, porque «España es un país próspero, progresista y feminista que mira al futuro».

Durante un paseo por el centro de Santiago de Compostela, junto a candidatos del PSOE a las alcaldías de las vecinas comarcas, entre ellos el aspirante a regidor de la capital gallega, Pepe Bugallo, y el líder del PSdeG, Gonzalo Caballero, Calviño ha dicho que la irrupción de Vox se inscribe en un fenómeno «en auge» en la Unión Europea y otros lugares, y «refleja una insatisfacción de una parte de la población y un giro ideológico hacia la ultraderecha».

Sin embargo, ha opinado que «España es un país proeuropeo, positivo, progresista que mira al futuro y que no quiere volver cuarenta años atrás», por lo que ha expresado su convicción de que la «movilización social» registrada el 28A, reflejó «claramente» que no quiere a la ultraderecha en el poder.

Por su parte, Caballero ha señalado que el líder del PP, Pablo Casado, y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, -que participaron este sábado en un acto de partido en A Coruña-, «parecen estar muy contentos del resultado electoral» del 28A, en los que la formación conservadora sufrió una de sus peores derrotas.

Los dirigentes del PP, ha añadido, siguen la «estrategia del avestruz, de esconder la cabeza para no asumir el error» y ha dudado de su intención de querer «girar al centro».

El líder del PSOE en Galicia ha subrayado que «en Andalucía sigue gobernando el PP gracias a los votos de Vox» y el presidente la Junta, Juanma Moreno, «no hizo ninguna rectificación» ni Casado le sugirió cambios en el pacto que mantiene con esa formación de extrema derecha, que apoyó su investidura.

Por ello, ha tachado de cínico que el PP pretenda ahora «utilizar los votos de Vox cuando le sirven y renunciar» a ellos cuando no le dan las cuentas.