Este lunes, la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha mostrado su rechazo a regular el precio de los alquileres como demanda su socio de Gobierno, Unidas Podemos, y ha apostado en su lugar por aumentar el parque público de vivienda, una medida a su juicio “más concreta y eficaz”.

En una entrevista en La Hora de La 1 de TVE, Calviño señaló que: “Comprendo que es fácil tratar de simplificar las cuestiones, pero regular los precios de los alquileres no es una medida que vaya a solucionar todos los problemas, no es el bálsamo de Fierabrás. Lo que hay que hacer es aumentar el parque público de vivienda”.

«Simplificar problemas complejos no nos ayuda a resolverlos, me parece más concreto aumentar hasta 26.000 viviendas el fondo social, trabajando con bancos y Sareb para integrar más propietarios y ser más concretos y eficaces que tratar de generar cuestiones que son más complejas», ha añadido.

A pesar de que la regularización del precio de los alquileres fue un punto clave a la hora de formar Gobierno y pactar los presupuestos en 2019 ya han sido varios los ministros socialistas que se han posicionado en contra de su puesta en marcha, como José Luís Ábalos, titular de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, de quien depende su implementación.

Calviño: «No es el bálsamo de Fierabrás»

Los de Iglesias lo tienen muy claro: si no se lleva esta medida a la ley de Vivienda, el PSOE estaría incurriendo en un incumplimiento del acuerdo de coalición. Mientras tanto, la secretaria de Estado de Agenda 2030, Ione Belarra, ha instado a sus socio de Gobierno a cumplir con lo acordado.

Ione Belarra, que es la negociadora de la formación morada en el asunto de la Vivienda, publicaba a través de su cuenta de Twitter: «Sabemos que a Calviño no le gusta la regulación de precios del alquiler, pero está en el acuerdo de coalición que firmaron Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Los acuerdos se tienen que respetar y el Presidente debe hacérselo entender a los ministros de su partido».

Calviño no cede en su negativa a regular los alquileres a pesar del desplome de los ingresos de los hogares
Calviño no cede en su negativa a regular los alquileres a pesar del desplome de los ingresos de los hogares

 

Ayudas a empresas

El presidente del Gobierno anunció la pasada semana un nuevo paquete de ayudas de 11.000 millones de euros para hacer frente a las consecuencias de la pandemia, que será aprobado por el Ejecutivo «en las próximas semanas», pero del que no se conoce todavía el contenido.

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital ha insistido en que lo más importante ahora mismo es la recuperación económica y ha adelantado que la próxima semana se conocerá al detalle el nuevo paquete de ayudas de 11.000 millones para hacer frente a la pandemia, aunque no ha aclarado si se tratará de ayudas directas, tal como reclaman las asociaciones empresariales, o indirectas, como viene haciendo el Ejecutivo.

Aunque, en lo que ha insistido es que hay que evitar que en España suceda lo que ha pasado en algunos países europeos que, después de dar ayudas directas a las empresas, han terminado cerrando.

Para Calviño las ayudas directas son que el Estado asuma el salario de los trabajadores a través de los ERTE, las cotizaciones a autónomos o ampliar el plazo de carencia de los créditos ICO, y cifró que dichas ayudas han supuesto ya más del 2% del PIB solo en lo que va de año. En este sentido, señaló que cuando se gestiona tal cantidad de dinero público hay que ser muy cuidadoso «para que las ayudas lleguen a quienes tienen que llegar».

El secretario de Estado de Derechos Sociales de Unidas Podemos, Nacho Álvarez, ha mostrado su descontento con las palabras de Calviño en su cuenta de Twitter: «Lo que el Estado no gaste ahora en ayudas directas a empresas para evitar aumentos de la deuda pública, se lo podría terminar gastando en subsidios por desempleo si quiebran las empresas en situación de fragilidad. Siempre es mejor prevenir que curar».

Mientras tanto, la formación morada defiende que «para poner en marcha la recuperación económica en los meses de verano es necesario que nuestro tejido productivo llegue en las mejores condiciones, y eso pasa ahora por las ayudas directas; si no, en verano habrá muchas empresas que ya no podremos salvar».

DEJA UNA RESPUESTA