La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha lamentado este jueves que la Mesa del Congreso hayan decidido «obstaculizar» normas como la que pretendía dar «una legalidad» a las personas enfermas para que «no sufran más allá de lo que ellas decidan en su vida».

En declaraciones a los medios de comunicación en Segovia, al ser preguntada por la detención de un hombre en Madrid por ayudar a morir a su mujer, enferma terminal, Calvo ha considerado que las decisiones tomadas por la Mesa del Congreso al respecto tuvieron una forma «bastante poco aceptable democráticamente».

Calvo ha indicado que el PSOE como partido y el Gobierno que actualmente integra lo que quiere es que España se equipare a las sociedades desarrolladas y respetar la dignidad de la vida, así como la libertad de cada uno.

A su juicio, este es un ejemplo más de todo el «bombardeo de obstáculos» al que se ha visto sometido el PSOE, ya que la Mesa de la Cámara Baja se ha encargado de ampliar de forma «absolutamente inexplicable» los plazos de las enmiendas para que España hoy no pueda tener «una legalidad» que permita a cada uno decidir acerca del fin de sus vidas.