La vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, ha asegurado este jueves que las expectativas políticas del PSOE para alcanzar el Gobierno habrían sido otras si no hubiese existido la llamada policía patriótica en el Gobierno de Mariano Rajoy.

En declaraciones a los periodistas en Segovia, Calvo ha asegurado que al PSOE le perjudicó «profundamente» esta situación y ha añadido que su partido no tiene «absolutamente nada que ver» con este asunto.

«Es más, hemos sido perjudicados», ha agregado al vicepresidenta, quien ha añadido que su Ejecutivo está «en las antípodas de utilizar el Gobierno o las instituciones para semejante puesto».

Además, ha querido dejar claro que su Gobierno es muy respetuoso por las leyes, «empezando por la Constitución y terminando con quienes en algún momento estuvieron en servicios especiales».

«Nadie que haya estado en este asunto está en una situación que no sea la estricta legalidad de su condición de funcionario mientras se dicte sentencia», ha añadido.

Por otra parte, ante la intención del presidente del PP, Pablo Casado, de recurrir algunos de los decretos del Gobierno que califica «abertzales», la vicepresidenta del Ejecutivo ha afirmado que el PP ha decidido de una manera «alocada» estar en «una radicalidad que nadie entiende».

Momentos antes de participar en Segovia este jueves en un encuentro sobre mujer, deporte e igualdad, ha explicado en declaraciones a los medios que, de este modo, el PP ha decidido perder el espacio que tradicionalmente tenía como derecha en el país.

Asimismo, ha indicado que es posible que su objetivo sea «largar humo» para que no se hable de los problemas que afectan al partido como la corrupción «constante», los casos abiertos o cómo han mantenido en los escaños a cargos públicos que, a su juicio, «han estado utilizando a las instituciones» para situaciones que ha calificado de «bastante oscuras» en una democracia.

Por eso, ha querido recordar a Casado que el Gobierno de España cuando lleva un real decreto a convalidación lo que hace es «cumplir con la Constitución como cualquier Gobierno de cualquier democracia».

Por último, ha criticado que ayer el líder popular diera orden de que se votara en contra de aspectos como preparar a las empresas españolas para el brexit, contra el casi medio millón de españoles que hay en el Reino Unido, contra los permisos de paternidad y maternidad o contra una mejora de los alquileres de la vivienda para que los jóvenes puedan independizarse.

En su opinión, ahora lo que tiene que hacer Casado es explicar a los españoles por qué no quiere esas mejoras para el país, ha concluido.