La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha celebrado que «por fin ha entrado en danza el feminismo en la política española» y ha hecho un llamamiento a la movilización para «frenar a la derecha radicalizada» y «dar un ejemplo al mundo».

En las elecciones de abril, en las que se juega «un modelo humano», ha dicho, se optará por «si la democracia camina hacia la convivencia, la estabilidad y la inclusión o hacia otra cosa», con la igualdad de todos los españoles y españolas en juego.

«Hay que decir a la gente que no se puede quedar mirando desde fuera, hay que ejercer el poder que otorga la democracia participando», según Calvo, quien ha añadido que, mientras «algunos se están repartiendo ministerios y despachos», el PSOE lo que quiere es llevar a cada rincón su programa de 110 medidas y continuar el trabajo de estos meses de gobierno.

Calvo se ha pronunciado en este sentido en un acto en el que han intervenido también la secretaria general del PSN-PSOE y candidata a la presidencia de Navarra, María Chivite, el candidato del PSN-PSOE al Congreso Santos Cerdán y la candidata a las elecciones europeas Adriana Maldonado.

«No vamos a aguantar ninguna historia más de constitucionalistas sin el PSOE», ha dicho la vicepresidenta, que ha insistido en que la democracia no puede volver atrás y algunos, ha criticado, «la quieren volver tan atrás que la van a colocar en neandertal».

Calvo ha lamentado tener que volver a escuchar «muchas barbaridades» como que «la violencia machista no existe», lo que resulta «peligroso».

Asimismo ha comentado que «al feminismo le han declarado un 155 por si acaso», a lo que responderán «muchas mujeres de este país acompañadas por la inmensa mayoría de hombres que son demócratas, que creen en la igualdad».

Para Calvo resulta «difícil entender por qué han abierto esta guerra al feminismo», para incidir en que para los socialistas la educación es el pilar en el que se fundamenta la igualdad.

En su intervención ha puesto en valor la gestión del Gobierno socialista y ha aludido a la memoria histórica para asegurar que sacarán a los muertos de las cuentas «por mucho que diga la ultraderecha».

En la igualdad ha incidido también Chivite, quien ha sostenido que «más igualdad es más democracia, no habrá democracia plena si no se alcanza una igualdad efectiva», para a continuación cuestionar a la derecha que «compite a ver quien propone más involución, más retroceso para las mujeres y recortes de derechos».