«El Gobierno no va a pronunciarse sobre la situación de un preso preventivo que está delante de un procedimiento», ha insistido Calvo este viernes en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros.

En el caso de que el Servicio de Clasificación de la Secretaría de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima aceptara la petición de la Junta de Tratamiento, que ha sido aprobada por unanimidad, Pujol podría salir de día para trabajar o hacer actividades de reinserción y volvería a dormir a la cárcel entre semana.

El exdiputado ingresó en la cárcel de Sant Esteve Sesrovires (Barcelona) el pasado 17 de enero, por lo que dentro de dos días cumpliría dos meses en la prisión.

Preguntada también por si el Ejecutivo teme que esta decisión marque el trato que pudieran obtener en cárceles catalanas los políticos que están siendo juzgados en el Tribunal Supremo, Calvo tampoco ha valorado el supuesto, ya que «se trata de un asunto que está en el ámbito del poder judicial».