Antes de intervenir ante la Diputación Permanente del Congreso que debate la convalidación de los seis últimos decretos ley aprobados por el Ejecutivo, Calvo se ha remitido a las palabras del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que ya aseguró el lunes que en su departamento ya no operan «las cloacas» del Estado.

El Gobierno sale así al paso de las declaraciones de Iglesias en el programa ‘El Objetivo’ el domingo pasado, cuando indicó que las tácticas que empleó el Ejecutivo anterior de Mariano Rajoy, con Jorge Fernández Díaz al frente de Interior, y que consistían en usar a la policía para espiar y atacar a los adversarios políticos se mantienen con Sánchez en La Moncloa.

Grande-Marlaska ya pidió el lunes a Pablo Iglesias que deje de generar desconfianza en las instituciones si no hay datos y elementos objetivos con los que sostener su acusación.

«Serán cloacas del pasado y serán policías concretos con nombres y apellidos, supuestamente corruptos, pero de utilizaciones fraudulentas e indebidas de parte del aparato del Ministerio, a día de hoy y desde el 6 de junio del año pasado en lo que es el Gobierno de España lo único que rige es lealtad máxima de todos los funcionarios a la Ley y la Constitución», incidió el ministro.

El Congreso ya investigó las denuncias sobre la llamada «policía patriótica» para desprestigiar al independentismo catalán y, pese al voto en contra del PP y la abstención de Ciudadanos, sentenció que, en la etapa de Jorge Fernández Díaz, el Ministerio del Interior hizo un uso partidista del Ministerio para investigar y, en su caso perseguir, a adversarios políticos.