Detener en Estados Unidos a los niños migrantes, en su mayoría solicitantes de asilo de Guatemala, El Salvador y Honduras, “obstaculiza gravemente su desarrollo y, en algunos casos, puede equivaler a la tortura”, según indican un grupo de 11 relatores especiales y otros expertos de la ONU.

Esta declaración fue hecha después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, firmara una orden ejecutiva para poner fin a la práctica de la separación forzosa, a dos meses de la implementación de la denominada política de “tolerancia cero”.

La nueva orden requiere que las familias que sean detenidas por tratar de entrar sin permiso a Estados Unidos, generalmente a través de la frontera sur con México, permanezcan juntas.

Los expertos señalaron que esta decisión “no aborda la situación de aquellos niños que ya han sido separados de sus padres”.

Hacemos un llamamiento al gobierno de Estados Unidos para que libere a estos niños inmigrantes y los reúna con sus familias, de acuerdo con el interés superior del niño y los derechos del niño a la libertad y la unidad familiar”, indicaron en un comunicado.

Los padres no saben dónde se encuentran sus hijos

En abril, el grupo de expertos había expresado su profunda preocupación sobre el impacto de la política estadounidense de tolerancia cero, que ha utilizado como forma de disuasión el enjuiciamiento penal de los adultos y los niños que tratan de cruzarla frontera.

Se les ha separado sin previo aviso ni información y sin la oportunidad de protestar. Los padres y los niños no han podido comunicarse entre ellos”, apunta el comunicado, añadiendo que “los padres no saben dónde se encuentran sus hijos, lo cual es motivo de gran angustia”.

Además, estamos profundamente preocupados por el impacto y el trauma a largo plazo, incluido el daño irreparable que estas separaciones forzosas tendrán en los niños”, acotaron

Utilizar a los niños para disuadir la inmigración

Haciéndose eco de este punto de vista, UNICEF declaró que se oponía a la separación de los niños de sus familias con el objetivo de controlar la migración.

Su portavoz, Christophe Boulierac, añadió que la agencia “también se opondría a que los niños pudiesen quedarse con su familia si ésta permanecía detenida, como señalan algunos informes de prensa sin confirmar“.

Los refugiados y los migrantes deberían ser tratados siempre con respecto y dignidad

Boulierac consideró que un enfoque comunitario sin sanciones privativas podría servir como alternativa.

Este lunes, el Secretario General de la ONU, António Guterres, comentó que como principio “los refugiados y los migrantes deberían ser tratados siempre con respecto y dignidad, y de acuerdo con el derecho internacional”.

Por su parte, el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, inauguró el Consejo de Derechos Humanos de Ginebra declarando que separar a los niños migrantes de sus familias suponía “una forma de abuso aprobada por el Gobierno” que podría causar “daños irreparables” con “consecuencias de por vida”.

Deja un comentario