Por Eduardo Sanguinetti, Filósofo y poeta argentino @soluterionte


Mauricio Macri, que coincide con el “hombre-masa” de Ortega, despreocupado de todo aquello que no afecta directamente su vida privada, blindada, “por si las moscas”, que se siente con el derecho de disfrutar de todos los privilegios, pero se muestra tremendamente ingrato ante todo aquello que los ha hecho posibles. Con psicología del infante, para quien todos son derechos y ninguna obligación… este presidente, un “mesías-masa” que se somete al sacrificio de su consagración, que adquiere legitimación en el éxito, mientras el éxito se legitima en él… frívolo en sus formas y dogmático en sus actitudes.

No escribiré de los desaciertos en su vacua y confrontativa gestión de ¿gobierno?, con libreto cocinado en usina de inteligencia vernácula, ni hablaré de su labor como Intendente de la Ciudad de Buenos Aires, tampoco de su pasado fraguado en pasquines semanales de la prensa amarilla. Ahora bien, el ciudadano incauto frente a promesas de campaña electoral, debería haber adivinado en qué le mentía, había demasiado archivo para revisar e investigar, acerca de la vida de este presidente y sus negocios con dictaduras y personajes espantosos de la fauna financiera local… un delirio megalómano e insano, a los ojos de quienes escribimos acerca de la historia del presente, tan desgastada en su relación con la verdad.

El argentino no tiene en el presente, ni siquiera un espacio para imaginar su identidad, ante el desparpajo de quienes dictan sobre nuestras existencias, y logran rescribir por decreto, nuevamente una historia de la cultura argentina, hecha y deshecha en infinidad de intentos, de encontrar la medida, un lugar donde instalar a los innombrables, elevados a categoría de dioses del Olimpo de Chatarra.

No es cuestión de embellecer lo abominable, de ocultar la miseria en que se debate este gobierno, de desodorizar el hedor y olor pestilente de este tiempo: “No se trata de purificar este sistema sino de transformarlo”… no tengo dudas: Mauricio Macri, no lo hará.

Nunca hubo tantos informantes, simulando operar como periodistas, devenidos en practicantes de investigadores de “causas difusas”… nunca, hubo tan poco periodismo, en acto de informar lo que realmente debe publicarse o denunciar.

Lanzar un trascendido, que toma carácter de evidencia en clero secular de los medios corporativistas y fabuladores, con línea editorial, bajada desde el gobierno, es norma y regla, de este periodismo “amarillo cadmio”… realmente da “asco”, es “grosero”, “difamante” para lo que en la historia ha significado el periodismo, hoy ausente en su carácter de informar, en su esencia de decir la verdad, de comunicar… el miedo y el afán de llenar los bolsillos profundos, hacen soportar a estos Judas, modelo tercer milenio, en negociados fáusticos… tanto que esconder, tanto que ocultar, por miedo, por cobardía, por traición.

Sin dudas el más inmenso y potente de los sentimientos, el más degradante y destructivo, el que ha generado más desastres a lo largo de la historia de la humanidad: el miedo.

En el espacio de la política, el miedo, no es propiedad de las dictaduras, sino parte de cualquier relación de dominación, incluso de una democrática… saber articular el miedo, es un poderoso recurso del poder.

La construcción de la historia, escrita con “miedo”, desdibujará lo realmente acontecido y lo por acontecer en el devenir de la humanidad… el “miedo” es la proyección de todas las miserias que se prolongan a lo largo de siglos… el “miedo” en calidad de deidad supremaanima los actos de los pueblos… el “miedo” hacia lo conocido, lo desconocido, fuera de espacio y tiempo: una ficción… el “miedo”, que hace que los peores dicten en nuestras vidas: un genocidio…

Los poderes, políticos, empresariales, mediáticos, con la consigna de instalar “miedo” en el espacio de nuestras naciones, apelan al estado de “inseguridad” en que vivimos: ¿Inseguridad? Espectáculo ultramediático, instalado por el poder para potencializar el “miedo” que convive con el ciudadano, en una existencia humillante y degradante…

Al ciudadano argentino, que transita hoy un tiempo de sojuzgamiento, hambreado y con la libertad de expresión acotada, sólo puedo decirle, que se levante encima de la media y haga valer todos sus derechos de los que debe gozar, no sufrir, y los ponga en acto, pues estamos en Estado de Derecho, ¿o no es así?… ¿Qué esperamos para instalar el debate en nuestra comunidad? Y lo hago extensivo a todas las naciones de nuestra Latinoamérica, donde los derechos humanos tan proclamados y tan poco aplicados, se lucen por su ausencia.

La vida en Latinoamérica tan limitada en sus fines e ideales, solo sigue fórmulas ya perimidas, huyendo de la confrontación de ideas; pareciera condenada a políticas neocoloniales, de sumisión y entrega… destruyendo vidas y rutinas, de pueblos, con “miedo”.

No nos engañemos, repensar, Argentina, o toda Latinoamérica, y porque no, el mundo, significa establecer un diálogo con la “falsa modestia”, en fin, los pueblos, con su “miedo” a cuestas, no aprenden a juzgarse ni tan ruda nitan duramente, sólo su cobardía… es “miedo” al “miedo”, los que llevan a las personas a entregar su libertad, por un cautiverio en ¿seguridad?

No nos convirtamos en víctimas, fracasados, cobardes, en la economía de nuestros propios recursos en acción y discursos, marcando el trayecto de una historia, la de nuestro tiempo, que se debate entre utopías y derrotas, entre voces, silencio y “miedo”.


gs28shEe

Eduardo Sanguinetti nació en Buenos Aires. Doctorado en Filosofía en la Universidad de Cambridge. Filósofo, poeta y artista argentino ha incursionado en la filosofía, la poesía, las artes visuales, la performance, LandArt (https://mediosinformaticosalumnos.wordpress.com/escultores/andy-goldsworthy/tendencias/,http://en.wikipedia.org/wiki/Land_arthttp://mediosinformaticosalumnos.wordpress.com/escultores/andy-goldsworthy/tendencias/), la ecología cultural,la música minimalista, el periodismo, el cine y el teatro. Su participación en la pedagogía y la ecología, quedan de manifiesto en los ensayos “Pedagogía de Unidad en Síntesis” y “Ecología de la Mente”, puesto en acto en Rio de Janeiro y Nairobi, en el año 2000, hasta la fecha, consiste en”ser, para hacer”.http://www.lr21.com.uy/editorial/239255-una-ecologia-de-la-mente,http://www.ticovision.com/cgi-bin/index.cgi?action=printtopic&id=14387,http://www.rebelion.org/noticia.php?id=183844.

2 Comentarios

  1. La historia política mundial está lamentablemente y en gran parte marcada por las decisiones y acciones de gobiernos que obligan a ciudadanos atemorizados a vivir y trabajar en determinados moldes que esos gobiernos imponen discrecionalmente por la fuerza. Quienes se niegan a ser sí moldeados son retratados como enemigos públicos y perseguidos abierta o secretamente, ya que constituyen un elemento de posible “contagio” y ejemplo indeseable de resistencia. Por un lado, el heroísmo cívico, caracterizado por el amor a la patria y a las libertades republicanas y como el esfuerzo por proteger y defender esos valores, es catalogado por sus detractores como un interés de clase o una ideología sin permiso, y denunciado sistemáticamente como una traición. Por el otro lado, el heroísmo demostrado por el brillante pensador argentino Eduardo Sanguinetti, es para hacer relevante el valor y entereza que dejan huellas en quienes sabemos de su censura en Argentina. Saludos!

  2. Muy buena descripción del modus operando de estos delincuentes de los e moderados del gobierno. Ahora incluso se dedican a perseguir amenazar y sofocar social y económicamente al q piensa y no esta de acuerdo. Felicitaciones Dr Eduardo Sanguinetti.

Deja un comentario