Al describir los trágicos sucesos del siglo XX, conviene abstenerse de lo que algunos estudiosos como el investigador holandés de memoria histórica Berber Bevernage denominan maniqueísmo temporal, es decir, la sensación de que todo esto fue un mal pasado, y ahora vivimos en un civilizado un mundo donde la existencia de campos de concentración es imposible. Como escribió Varlam Shalamov, cualquier ejecución de 1937 puede repetirse. En consecuencia, una reflexión sobre los campos de concentración del siglo XX es una reflexión sobre nuestra sociedad, sobre las raíces de esos fenómenos que están presentes de forma latente en nuestro tiempo.

El filósofo Giorgio Agamben dijo que deberíamos ver el campo de concentración como una métrica oculta del espacio en el que vivimos. La historia represiva ha influido tan fuertemente en la cultura intelectual moderna que sin abordarla no podremos comprender mucho. El siglo XX, como dijo el filósofo Vladimir Bibikhin, es una época de cosas y hechos terribles. Son tan monstruosos en su inhumanidad que incluso el solo pensar en ellos los llena de un sentimiento de impotencia y miedo. La bomba atómica, los desastres ambientales, el genocidio y, por supuesto, los campos de concentración. Este último término se refiere a un fenómeno asociado al funcionamiento de dos regímenes brutales y que se ha convertido en un hecho de cultura, teoría y práctica política desde sus inicios.

Los campos de concentración aparecieron en el siglo XIX. Formalmente, los investigadores consideran que Andersonville es el primer campo de concentración, un campo de prisioneros estadounidense para norteños, organizado por sureños cerca de la ciudad del mismo nombre durante la Guerra Civil estadounidense en febrero-marzo de 1864. Los norteños tenían su propio campo para los prisioneros de guerra del sur: Camp Douglas. Luego, esos campos se abrieron en África durante la guerra anglo-bóer: se les llamó campos de refugiados. La frase campo de concentración se fijó durante la Primera Guerra Mundial, pero este fenómeno alcanzó su punto máximo en la Alemania nazi y en la URSS, por lo que hay dos designaciones convencionales para dos tipos de campos de concentración: Auschwitz y Gulag. Naturalmente, Auschwitz no sólo significa la fábrica de muerte de Auschwitz-Birkenau. También es un nombre familiar para todos los campos de exterminio nazis. Gulag es también un nombre familiar, que representa a toda una industria.

Cabe señalar que algunos expertos señalan que Auschwitz no es sinónimo del Holocausto. Aunque históricamente estos fenómenos están muy relacionados y a menudo se discuten juntos, deben separarse. El Holocausto es un programa genocida y Auschwitz es una industria de la muerte. Las fuentes originales de las que emana y reproducimos este artículo de divulgación señalan que el Holocausto funcionó sin Auschwitz: cuando se encendieron los hornos de Auschwitz, la mitad de los judíos europeos ya habían sido asesinados. El campo de concentración, a su vez, trabajaba sin judíos, con el «combustible» de prisioneros de guerra soviéticos, gitanos, homosexuales y otros.

Si comparamos Auschwitz y el Gulag, queda claro que representan dos tipos de campos de concentración: exclusivos e integrados. La existencia de los campos de exterminio estuvo oculta durante mucho tiempo, hasta que al final de su existencia el régimen nazi intentó ocultar el propósito de los campos. El programa de exterminio de los europeos considerados racialmente inferiores nunca se ha anunciado oficialmente. Los campamentos se presentaron como instituciones penitenciarias, reservas para detención temporal. En la República Checa, se estableció el campo de demostración de Theresienstadt, donde se llevó a periodistas extranjeros para demostrar que los judíos vivían felizmente allí, aunque luego fueron asesinados.

El Gulag estaba plenamente integrado en la economía nacional soviética, por lo que su propia existencia no podía ocultarse, aunque la escala de este sistema y las relaciones internas en él no podían discutirse públicamente. Estos son dos estados modales del ciudadano soviético, que fluyen fácilmente entre sí. De lo que no cabe la menor duda, es que todos estos campos de concentración supusieron el inicio del horror para millones de personas en Europa.