Este 1 de enero entró en vigor una ley aprobada por el Gobierno de Justin Trudeau por la cual se prohibirá la compra de viviendas a extranjeros no residentes durante los próximos dos años.

Esta medida tiene como objetivo controlar los precios tras la creencia de que el aumento de los precios de las viviendas en Canadá es debido a que desde el comienzo de la pandemia los compradores extranjeros adquirieron numerosas propiedades como inversión.

Según ha explicado en los últimos meses Trudeau, en el mercado inmobiliario canadiense se han producido numerosas operaciones de especulación a manos de corporaciones e inversores extranjeros que han generado un problema de falta de vivienda y de precios disparados.

Los que sí podrán comprar viviendas son los refugiados y los residentes permanentes de Canadá que la vayan a usar como residencia principal.

Canadá prohibirá la compra de viviendas a extranjeros no residentes durante los próximos dos años
Canadá prohibirá la compra de viviendas a extranjeros no residentes durante los próximos dos años

A pesar de que según la Asociación Canadiense de Bienes Raíces los precios de la vivienda en Canadá han caído en torno al 13 % este año, la medida se pondrá igualmente en práctica.

El pasado mes de abril, el Gobierno canadiense presentó su proyecto presupuestario para el año fiscal 2022-2023 concentrado en la reducción del déficit y el abaratamiento de la vivienda en el país y según el cual una tercera parte del presupuesto estará destinado a hacer la compra de viviendas más asequibles para los canadienses.

Canadá no es el único país en tomar medidas para limitar o bajar el precio de la vivienda. El pasado mes de diciembre, el Gobierno de Países Bajos anunció que impondrá límites a los alquileres de más de 300.000 viviendas a partir de 2024 con el fin de proporcionar viviendas asequibles ante la escasez de las mismas.

También ha tomado medidas en este sentido la ciudad de Berlín, que anunció la compra de 6.000 viviendas con el objetivo de ampliar el parque de vivienda social y bajar los precios. Ya en 2020, emitió una ley para limitar los precios de los alquileres, una medida que fue derogada por el Tribunal Constitucional alemán por considerar que invadía competencias estatales y que provocó grandes manifestaciones.

Por su parte, Francia también anunció medidas para contener el precio de los alquileres. En 2020, Emmanuel Macron, anunció un paquete de medidas para acabar con el problema de las viviendas vacías, un plan con el que busca incentivar que los propietarios de los inmuebles alquilen las viviendas contemplando, como último recurso, la expropiación a bancos o aseguradoras en caso de que se precise un alojamiento de urgencia.

DEJA UNA RESPUESTA