La canciller surcoreana, Kang Kyung-wha, insistió hoy en que la meta de Seúl es lograr la «completa desnuclearización» de Corea del Norte y subrayó que la alianza con Washington sigue vertebrando su postura con respecto al programa nuclear de Pionyang.

Las palabras de Kang, pronunciadas en el Club de Corresponsales Extranjeros de Seúl, llegan en un momento en el que el diálogo EE.UU.-Corea del Norte vuelve a estar atascado, con Washington insistiendo en un desarme integral e inmediato y Pionyang abogando por un proceso escalonado.

Preguntada sobre la posibilidad de que el régimen busque solo una desnuclearización parcial, Kang afirmó tajante que el Gobierno sureño mantiene intacta su meta de lograr que Corea del Norte no posea armas atómicas: «Nuestro objetivo es la completa desnuclearización».

Kang descartó además que Seúl se esté ahora mostrando de acuerdo con «enemigos del pasado» como Moscú o Pekín con respecto a la necesidad apoyar un proceso de desarme más gradual.

«La alianza (con EE.UU.) no está exenta de desacuerdo, pero el espíritu de esa alianza hasta sido siempre el de trabajar para lograr soluciones que son mutuamente beneficiosas», dijo.

Reiteró a su vez que el compromiso desnuclearizador ha «sido manifestado repetidamente por Corea del Norte, incluyendo al propio líder (Kim Jong-un)» y que Pionyang acudió a la reciente cumbre de Hanói con «pasos concretos» que, pese a no convencer a Washington, «son una indicación de que se quiere actuar en consecuencia».

Para Kang la cita de Hanoi entre Kim y el presidente de EE.UU., Donald Trump, «clarificó las posturas de las partes al mas alto nivel» pese a no producir ningún acuerdo.

«En Hanoi ambas partes se sentaron a la mesa con un enfoque muy distinto. EE.UU. quería mantener una discusión detallada, quería la imagen completa del programa nuclear y de misiles norcoreano», dijo Kang, que consideró que «Kim no estaba preparado para mantener esa discusión».

La canciller aseguró que «la clave (para lograr la desnuclearización) es llevar a cabo acciones concretas basadas en una detallada hoja de ruta» que aún debe trazarse, además de «diálogo continuado», «flexibilidad» y, en resumen, «mejores relaciones entre Corea del Norte y EE.UU.»

Kang quiso mantener una perspectiva optimista y recordó que entre los hitos que se han producido en el proceso de acercamiento con Pionyang, como las dos cumbres Kim-Trump o la tres cumbres intercoreanas, ha habido atascos también y que aun así, «el diálogo ha avanzado gracias al compromiso» dialogante de las partes implicadas.

Por otra parte, la titular de Exteriores admitió que «la ralentización en el diálogo EE.UU.-Corea del Norte ha ralentizado la vía intercoreana también», en referencia al endurecimiento retórico y la actitud distante de Pionyang para con Seúl, a quien exige que trate de ablandar a Washington tras el fiasco de Hanói.

Fuente