Pablo Mieres, candidato a la Presidencia de Uruguay por el Partido Independiente (PI), de centro-izquierda, dijo a Efe que uno de sus objetivos será demostrar que hacer tratados de libre comercio (TLC) no equivale a crear neoliberalismo.

Para el senador, uno de los errores que ha cometido en sus quince años de Gobierno el Frente Amplio (FA), que también es de izquierdas, es encorsetarse en la idea de que hacer un TLC con otro país o bloque económico es reducir al mínimo la intervención del Estado.

«El problema principal es que el FA está encerrado en un corsé ideológico que interpreta que cualquier acuerdo de comercio con terceros es neoliberalismo y eso es realmente tener anteojeras y no ver la realidad del mundo de hoy», remarcó el político.

En este sentido, dijo que el país necesita abrirse al mercado del internacional pues produce alimentos para 30 millones de personas y solo cuenta con 3,3 millones de uruguayos.

«Nuestro destino es la exportación, tenemos que abrir mercados y, sobre todo, darle a nuestros productos las mejores condiciones de acceso y eso implica establecer aranceles cero», detalló el también abogado y sociólogo de 59 años.

Mieres mencionó la apertura con Japón en el mercado de la carne y subrayó que mientras que los productos uruguayos entran con un arancel del 16 % al mercado de nipón, los productos de Australia y Nueva Zelanda lo hacen sin ningún tipo de tarifa aduanera.

Según el presidente del Partido de Independiente (PI), otro corsé que impide hacer que Uruguay firme más TLC es el Mercosur, aunque consideró que este sería más fácil de desatar pues el Mercado Común del Sur -integrado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay- de la actualidad se está volviendo más permisivo.

Las políticas sociales es otro de los pilares de la campaña de PI, en ese sentido Mieres señaló que es «muy crítico» con las políticas sociales actuales del Ministerio de Desarrollo Social porque entiende que son de «carácter asistencialista» y que el FA «traicionó» lo que era la concepción de políticas sociales.

Para el senador las medidas que se implantaron no ayudan a que los uruguayos «pedaleen» solos y dijo que, si él llega al mandato, instaurará proyectos para que las personas puedan «vivir de su propio esfuerzo».

El Ministerio de Desarrollo Social «se debe reformar hacia un esquema de tres grandes patas. Una es la asignación familiar potenciada en su entidad», señaló e hizo hincapié en que esta ayuda económica se debe de dar solo a las familias que escolarizan a sus hijos.

Con respecto a los otros dos pilares de sus políticas sociales, señaló que son los programas de ayudas a menores de 0 a 3 años e implantar más políticas que traten la adicción a las drogas.

«Los adictos hoy no tienen respuesta en el Estado uruguayo, si no son gente de plata, que pueden pagar tratamientos caros o internaciones en clínicas privadas. El Estado no tiene prácticamente ni una disponibilidad de respuesta», sostuvo.

En las elecciones pasadas, el Partido Independiente obtuvo un 3,09 % del porcentaje total, cifra que le dio tres diputados y un escaño en la Cámara de Senadores, que fue ocupado por Mieres.

Pese a no tener las estadísticas de su lado, el también ensayista dijo que «no hay peor carrera que la que no se corre», por lo que hasta las elecciones de finales de octubre su partido -que este domingo se separó de la coalición de izquierda La Alternativa por las declaraciones a favor del FA por parte de la candidata a vicepresidente, Selva Andreoli- se mostrará como la opción de cambio para el Gobierno 2020-2025.

«Somos el cambio hacia delante, el cambio hacia el futuro. El gran debate en esta campaña electoral es continuismo versus cambio, pero el segundo debate es qué cambio y ese debate nosotros lo queremos dar con blancos (Partido Nacional) y colorados (Partido Colorado) desde le PI», concluyó.

Sarah Yáñez-Richards