Zuzana Caputova, la primera mujer que presidirá Eslovaquia tras ser elegida este sábado en las urnas, ha prometido que demostrará como «se puede salir a una lucha política con ideas propias, sin caer en el populismo».

«Sí, puede funcionar», declaró a la prensa Caputova, abogada de 45 años, tras conocerse el escrutinio de más del 60 % de los votos de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, que le otorgan la victoria con el 58,35 % del apoyo ciudadano.

«Se puede hablar de la verdad y ganarse la confianza de otros sin un vocabulario agresivo y golpes bajos», añadió la futura jefa del Estado ante sus seguidores, familiares y amigos, en un acto celebrado en el Mercado Viejo de Bratislava y televisado en directo.

Tras saludar «en las cuatro lenguas mayoritarias que se hablan en el país (eslovaco, húngaro, romaní y checo)», Caputova celebró su victoria y el hecho de que «haya llegado» a pesar de las dudas de muchos.

«La decencia en la política no es una muestra de debilidad, sino que puede ser nuestra fortaleza. Hemos demostrado que la barrera entre el conservadurismo y el liberalismo se puede superar. Busquemos lo que nos une», añadió

Desconocida hasta hace poco, Caputova, divorciada y madre de dos hijos, conquistó a los electores con un mensaje a favor de una justicia imparcial y contra la corrupción, en una sociedad indignada tras el asesinato del periodista investigador Jan Kuciak.