La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha afirmado este sábado en León que los Presupuestos Generales del Estado (PGE), cuyo proyecto fue aprobado ayer por el Consejo de Ministros, permitirán el rescate de los copagos farmacéuticos para los colectivos más vulnerables.

Este es uno de los principales objetivos de las nuevas cuentas sanitarias, junto con la vuelta a la universalización de la sanidad en el país, ha destacado Carcedo, que ha pedido “responsabilidad” a la clase política para que se aprueben unos PGE cuyas partidas permitirán llevar a cabo estas medidas.

Carcedo ha realizado estas declaraciones en un encuentro con la prensa en la capital leonesa, tras el cual ha mantenido un encuentro con cuarenta colectivos y plataformas de defensa de la sanidad pública de León.

“Las nuevas cuentas nos permitirán revertir el recorte de las dos últimas legislaturas del PP en políticas sociales y que no existan barreras para el acceso a la sanidad”, ha destacado.

La titular de Sanidad ha recordado que una de las consecuencias más duras de los recortes fue la introducción de copagos que ha supuesto, según el Barómetro Sanitario, que más de dos millones de personas no puedan acceder a medicamentos por razones económicas.

En este sentido, ha destacado la importancia de eliminar el copago farmacéutico para los colectivos más vulnerables y las rentas más bajas, como pensionistas y familias con niños y con alguna persona con discapacidad a su cargo.

Otro conjunto de medidas previstas es la mejora de la financiación estatal de la Ley de Dependencia.

“Existen alrededor de 250.000 personas que tienen reconocido el derecho de Dependencia que no reciben ningún tipo de prestación, algo que se debe a la falta de corresponsabilidad de la Administración General del Estado que ha venido reduciendo su aportación”, ha recalcado Carcedo.

En los PGE prevé un incremento de más de 800 millones de euros, de los que unos 300 millones irán destinados a las cuidadoras de las personas dependientes que se han visto obligadas a abandonar su labor profesional para atender a sus mayores.

“El objetivo es revertir los recortes de los últimos años y recuperar las políticas sociales para combatir la pobreza infantil, ya que invertir en políticas sociales es invertir en personas”, ha añadido la ministra.

Otro de los retos de la Sanidad pública es hacer frente a la falta alarmante de profesionales sanitarios en Atención Primaria, especialistas y médicos en las zonas rurales.

Carcedo ha considerado que este problema endémico de gran parte de las comunidades autónomas no es tanto una falta de profesionales y licenciados, si se tiene en cuenta el actual ratio de médicos por habitante con países del entorno, como la falta de planificación y distribución de estos profesionales en el territorio.

A este respecto, ha recordado que formar a un especialista conlleva 11 años.

“Hay que ser rigurosos y serios en este tema ya que los profesionales necesitan una formación y también tienen derechos para solicitar dónde trabajar”, ha apuntado.

Así, desde el Ministerio de Sanidad se ha incrementado en un 5% el números de plazas para formar especialistas, y en torno a 2.000 de las 8.000 plazas previstas para este fin estarán destinadas a Medicina Familiar y más de 400 a Pediatría.

A esto se une el incremento de centros para formar a los licenciados en Medicina, así como desatascar los expedientes para habilitar 300 nuevas plazas de formación en las distintas comunidades autónomas.

Unas medidas a la que se unirá la homologación para que médicos extranjeros formados puedan desarrollar su labor profesional en el país, especialmente en zonas rurales.

Asimismo, la ministra ha anunciado que en los próximos días se reunirá el Consejo Interterritorial de Salud donde se analizarán con las comunidades autónomas para afrontar un “análisis estratégico de personal para detectar las carencias y dónde poner más el acento”.

Deja un comentario