La ministra de Sanidad, María Luisa Carcedo, ha declarado este sábado que le cuesta entender que haya un feminismo de derechas, si se parte del hecho de que es igualdad plena entre todos los ciudadanos, y ha aseverado que no comprende «que se hagan esos distingos».

La ministra, que ha clausurado la jornada «Políticas sociales en Asturias», celebrada en Avilés, ha dicho que siempre se ha proclamado feminista «a base de ser socialista porque no se entiende el socialismo sin feminismo, la igualdad de derechos hay que hacerla efectiva y ahí es donde está la diferencia».

A preguntas de los periodistas, Carcedo ha considerado «bastante injustificada» la critica de algunos grupos de la oposición referida a los decretos que aprueba el Consejo de Ministro.

«Desde que tomamos posesión hasta el 28 de abril -día de las elecciones- este Gobierno va a estar trabajando por los objetivos que nos planteamos, entre otros, los derechos sociales», ha subrayado.

La ministra ha anunciado que, en caso de poder seguir gobernando, las políticas sobre los derechos sociales tendrán en la infancia, «donde se concentra la mayor pobreza y desigualdad», y la discapacidad, que además tiene una convención específica en Naciones Unidas, dos de sus grandes pilares.

Se ha referido al primer paso dado ayer por el Consejo de Ministros para la aplicación en el país de una garantía de ingresos mínimos para situaciones de necesidad, «precisamente, comenzando por la infancia», incrementando «de forma considerable» las prestaciones por hijo a cargo de las familias en riesgo de pobreza.

«Tenemos mucho recorrido por hacer, como es la ley orgánica de protección integral contra la violencia frente a la infancia, que para nosotros fue muy penoso tener que renunciar a poderla aprobar, pero va a ser una prioridad para nuestro partido», ha indicado.