Carlos San Juan, impulsor del movimiento «Soy mayor, no idiota», ha sido premiado con el galardón «Ciudadano Europeo» del año en Bruselas, una distinción que ha recibido con «gran honor» y que supone un paso más en su lucha por «dar visibilidad a los mayores».

La campaña «Soy mayor, no idiota» fue impulsada para garantizar la atención humana en las sucursales bancarias con el fin de ayudar a aquellos que no pueden acceder a sus bancos debido al cambio digital.

Durante su discurso, San Juan denunció la existencia de una «pandemia digital» que se corresponde con una digitalización «mal programada, demasiado rápida e injusta».

«Vengo a hablarles de los mayores más desfavorecidos, de los más débiles, de los que han sido el origen, el centro y la motivación de mi campaña. Mayores, que en la pandemia del coronavirus murieron en un número indiscutiblemente exagerado, en soledad y lejos de sus seres queridos», ha comenzado diciendo.

Carlos San Juan, impulsor del movimiento 'Soy mayor, no idiota', denuncia una 'pandemia digital'
Carlos San Juan, impulsor del movimiento ‘Soy mayor, no idiota’, denuncia una ‘pandemia digital’

«Cuando no nos habíamos recuperado de ese sufrimiento, nos llegó la pandemia digital, una digitalización mal programada, demasiado rápida, injusta, que nos excluye y que tiene rigidez dictatorial», ha añadido.

En su discurso San Juan también ha reconocido que a pesar de su edad, «bastante más de 79 años», no se considera «un viejo». «Me considero una persona mayor y activa, activa hasta que ese tren de la vida me deje en la estación final cuando sea mi destino».

Además, ha afirmado que hay «millones de mayores afectados por esa digitalización mal hecha», algo que ha atribuido principalmente a que en España la población de mayor edad es «casi invisible».

«Vivimos rodeados por una sociedad que rinde un culto narcisista y obsesivo por todo lo joven. Lo que creo peor es que se asocie la edad con la debilidad, la enfermedad, la inactividad y la inutilidad social. Necesitamos representatividad de todos los gobiernos. No queremos seguir escuchando que somos un lastre para la economía con nuestras pensiones», ha señalado.

San Juan de Laorden reivindicó una digitalización «al servicio de las personas» y reclamó que el anteproyecto de ley de Autoridad para la Defensa del Cliente Financiero se apruebe este año en el Congreso de los Diputados español para proteger a «los mayores más débiles».

Si se aprueba esta ley, protegería a los mayores que no pueden reclamar ante «un atropello financiero» y daría «estabilidad a los protocolos que tienen la debilidad del voluntarismo», ha defendido.

Además, pidió a los eurodiputados que, en caso de que la ley no salga adelante en España, se desarrolle un proyecto para garantizar que nadie, «sea cual sea su nivel cultural y digital», se quede sin acceder a sus pensiones por la brecha digital, ya que, en su opinión, a los mayores se les ha añadido el «sufrimiento» de no poder acceder libremente a su dinero por «los obstáculos de un mal llamado progreso digital».

«El dinero es fundamental, sin él se pierde la dignidad, se entra en la exclusión social y en la pobreza» señaló, y reivindicó que la atención humana frente a la digitalización se trata de una cuestión de «ética, de justicia social y de derechos humanos».

DEJA UNA RESPUESTA