La Comunidad de Madrid está estudiando reducir el horario de apertura del Metro, adelantando el cierre ante la reducción de usuarios por el toque de queda decretado por el Estado de Alarma aprobado el pasado domingo.

Lo ha indicado el consejero de Transportes, Movilidad e Infraestructuras de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, que ha manifestado que a lo largo de esta primera semana de toque de queda se va a estudiar la evolución de la demanda para tomar «alguna decisión» respecto a dicho adelanto del cierre del suburbano.

Metro de Madrid ha registrado este domingo, primer día de toque de queda, un «desplome» de viajeros después de un sábado, primer día sin el anterior Estado de Alarma, en el que «hubo un pequeño incremento (de un 4,2% respecto al sábado anteriot) en el conjunto del transporte público, que sobre todo tuvo que ver con movimientos de autobuses interurbanos y de Cercanías, y con un descenso de EMT», según datos aportados por el consejero.

El toque de queda nocturno «disminuye el conjunto de la movilidad, el incremento es cero en el conjunto de la movilidad y se observa un desplome en el caso de Metro», señaló Garrido.

Carlos Sánchez Mato
Carlos Sánchez Mato

Carlos Sánchez Mato y la defensa de los trabajadores

Sobre esta situación de cierre del transporte público se ha manifestado Carlos Sánchez Mato, economista y responsable de Políticas Económicas de Izquierda Unida. «Ciudadanos está siendo incapaz de poner más frecuencias en el transporte público en las horas puntas», señaló.

«Eso sí, corre raudo para cerrar antes el metro cuando hay miles de trabajadores que siguen trabajando porque ‘lo primero es la economía'», denuncia el economista, que resume la situación en cinco palabras: «Son una panda de inútiles».