El alcalde José Luis Martínez-Almeida apoya que la Comunidad de Madrid lleve a los tribunales la orden del Gobierno que supone nuevas restricciones de Madrid.

Almeida recordaba como Sánchez declaraba en rueda de prensa con Ayuso su voluntad de respetar el ámbito competencial de las comunidades autónomas. «Me van a permitir ustedes en este momento que lea lo que Pedro Sánchez dijo en rueda de prensa en la Puerta del Sol con la presidenta de la Comunidad de Madrid y voy a leer de forma literal: ‘Nuestra voluntad, la voluntad del Gobierno de España es respetar el ámbito competencial de todas las comunidades autónomas, en este caso, de la Comunidad de Madrid. Y en consecuencia lo reitero, estamos aquí para apoyar, estamos aquí para ayudar. No estamos para tutelar ni evaluar, ni menos aún para suplantar a una administración que tiene sus facultades perfectamente reconocidas en la ley y en la Constitución'».

El alcalde se pregunta: «¿Qué ha cambiado en 10 días?» y considera que «quien tiene que responder es Pedro Sánchez y Salvador Illa de por qué lo que hace diez días era venir a ayudar, a apoyar, a arrimar el hombro, a ejercer de buen samaritano se ha transformado en una intervención unilateral mediante el Boletín Oficial del Estado».

El economista Carlos Sánchez Mato critica el populista posicionamiento del alcalde de Madrid ante las medidas del Gobierno para detener la crisis sanitaria en la capital y ha escrito a través de su perfil de Twitter: «¿Dónde estaba Almeida cuando Montoro intervino las cuentas de Madrid? Habéis acertado. Apoyando parar las medidas que beneficiaban a la gente cuando teníamos superávit y reducíamos deuda. Hoy el hipócrita clama pidiendo respeto competencial olvidando la salud de los madrileños».

Almeida, de cara a las elecciones municipales de 2015 fue incluido como candidato en el número 3 de la lista del PP encabezada por Esperanza Aguirre. En 2017 fue elegido para suceder a Esperanza Aguirre como portavoz del Grupo Municipal Popular en el pleno del Ayuntamiento de Madrid, cuando Montoro intervino las cuentas del Consistorio madrileño.

Tras dos años de incumplimiento de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, en 2017 Hacienda envió al Gobierno de Manuela Carmena una resolución en la que le anunciaba que endurece ría el control de sus cuentas y que todas las operaciones financieras del Ayuntamiento deberían estar supervisadas semanalmente por los técnicos del ministerio que dirige Cristóbal Montoro.

El ejecutivo de Ahora Madrid incumplía la regla de gasto desde su primer año de gobierno, una regla por la cual los gastos públicos no podían crecer más que el promedio de la economía.

En 2016, Madrid sobrepasaba el tope en 234 millones sobre un presupuesto de casi 4.500 millones y en 2017, Hacienda calculaba que el exceso de gasto superaría los 230 millones. Además consideraba que se mantendría en 240 millones el año siguiente, pese a todos los requerimientos enviados, unas cifras inaceptables según el departamento de Montoro.