6Shares

Xan Pereira


Luis de Guindos será el vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE) a partir del 1 de junio en sustitución del portugués Vítor Constancio, que abandonará el cargo el 31 de mayo.

El responsable federal de Políticas Económicas de Izquierda Unida, Carlos Sánchez Mato, ha indicado al respecto que supone una “amenaza muy seria” a las clases populares europeas y un gesto que “sólo está pensado para hacer una defensa a ultranza de las élites económicas y del sector privado”.

Lo dijimos la pasada semana en Bruselas, el nombramiento de De Guindos como vicepresidente del BCE es la peor de las noticias, porque como ha demostrado sobradamente durante toda su carrera sólo trabaja para el beneficio de las empresas y de los bancos”, señala Sánchez Mato tras conocer la noticia.

Sánchez Mato insiste en que “el aterrizaje de De Guindos se consumará obviando los deméritos que adornan el currículum de la propuesta del Estado español” y en que “no hay duda de que las líneas generales que marcarán la política económica del BCE conservarán el sello de la precariedad y la destrucción de derechos sociales y laborales”.

De Guindos, que cobrará 334.080 euros brutos anuales, no presentará su dimisión como ministro de Economía hasta ser oficialmente respaldado como vicepresidente del BCE por los jefes de Estado y de Gobierno europeos en la cumbre de los próximos 22 y 23 de marzo.

6Shares

Deja un comentario