Este martes se conocía la noticia de que la Unión Europea actualizaba su lista de paraísos fiscales, en la que entran las islas caribeñas de Barbados y Anguila y de la que salen las Islas Caimán y Omán, «después de haber aprobado las reformas necesarias para mejorar su marco de política tributaria».

La lista europea de paraísos fiscales sigue teniendo 12 territorios: Samoa Americana, Anguila, Barbados, Fiyi, Guam, Palau, Panamá, Samoa, Seychelles, Trinidad y Tobago, las islas Vírgenes de EE.UU.y Vanuatu.

Las Islas Caimán tiene un impuesto de sociedades del 0% y, según el FMI, es una de las 10 economías que albergan más del 85% de todas las inversiones fantasmas del mundo.

Las reacciones a esta decisión no se han hecho esperar. La asesora de política fiscal de Oxfam en la UE, Chiara Putaturo, declaraba que: “La eliminación de las Islas Caimán, uno de los paraísos fiscales más notorios del mundo, de la lista negra de paraísos fiscales de la UE es una prueba más de que el proceso no está funcionando”.

La eurodiputada de Izquierda Unida-Unidas Podemos, Sira Rego, también ha dado su opinión a través de su cuenta de Twitter: «Dice mucho (y mal) sobre la idea que tiene la UE de ‘luchar contra la corrupción’ que acaben de sacar a las Islas Caimán de su lista de paraísos fiscales, un archipiélago donde el número de empresas financieras es el doble que el de habitantes».

«Uno de sus edificios, el ‘Ugland House’, figura como sede de más de 20.000 empresas. Y para que os hagáis una idea de las cifras que se manejan, se estima que allí se ocultan más de 20.000 millones de libras sólo a la Hacienda británica, añade.

 

El economista Carlos Sánchez Mato se ha hecho eco del mensaje de Sira Rego y ha criticado que los Ministerios de Finanzas de la UE protejan a las élites especializadas en evadir impuestos.

«Que las Islas Caimán no sean ya un paraíso fiscal es un verdadero disparate. Revela cómo se trabaja desde los Ministerios de Finanzas de la UE para proteger a las élites especializadas en evadir impuestos. La consecuencia es menos y peores servicios públicos y más deuda», escribía Mato en Twitter.